Cómo partir el coco y no morir en el intento

coco
Foto vía: Allthingshair

El coco es un fruto delicioso para comer fresco. Su pulpa se puede disfrutar sola o rallarla para distintas preparaciones. También se aprovecha el agua que se encuentra en su interior y la leche que se obtiene de este alimento.

Quizás muchas veces cuando lo hemos visto en el mercado, nos cohibimos de comprarlo, debido a su dura cáscara leñosa, firmemente adherida a la parte interna de la carne blanca y dulce.

Así que no se sienta intimidado por su exterior y el no saber cómo se debe partir el coco. No es tan complicado como parece. Lo primero es comprar uno que esté fresco. El peso es fundamental, ya que es más jugoso cuanto más peso tiene.

Debe elegir uno que no tenga fisuras y que conserve el agua en su interior. Para comprobar esto último sólo debe agitarlo. También hay que percatarse de que los “ojos”, que son los agujeros o surcos, estén intactos y sin moho.

Para partirlo, deben hacerse primero dos agujeros en el lugar donde posee los “ojos”, utilizando para ello un instrumento fuerte o filoso. Puede ser un destornillador o un punzón. Después se le sacude para extraer el agua que contiene.

Posteriormente, se coloca en una superficie lisa, y con ayuda de un martillo se propina un golpe seco en el centro de la corteza. El coco debe romperse fácilmente por la mitad.

Sáquele provecho

Leche de coco

Una vez extraído el líquido y abierto, se retira la piel marrón con un cuchillo afilado. Se puede consumir la pulpa tal cual o rallarla, ya sea para postres o para distintos platos y salsas.

El agua de coco es refrescante. Sin embargo, tenga en cuenta que por lo general la que se comercializa en tiendas no siempre lo es. Hay casos en los que se logra extraer el líquido de una mezcla de coco rallado y agua.

Ahora bien, si desea tener leche de coco hecha por usted mismo y no comprada en el supermercado, es muy fácil hacerla. Se obtiene triturando la pulpa y prensándola con un poco de agua. De esta manera obtiene una bebida nutritiva, que contiene principalmente azúcares y un poco de aceite

Otra manera es rallando el coco mezclado con agua hirviendo, para luego exprimir la mezcla y obtener la leche. En caso que quiera hacer una crema de coco, es el mismo procedimiento, pero le echa menos agua.

También le puede interesar: Cómo quitarle el amargor a la berenjena