Cómo lograr un pollo al horno bien hecho

Pollo asado en el horno

El pollo es una de las carnes más populares y consumidas, pero es una de las más delicadas, junto con la del pescado. Es fundamental que esté bien hecho por dentro y a la temperatura adecuada.

Siempre debe tener presente que es importante cocinar todas las aves, ya sean frescas, refrigeradas o descongeladas, a la temperatura interna adecuada para destruir los microorganismos peligrosos, como la salmonela.

Quizás hay quienes piensan que hacer un pollo asado es condimentarlo, meterlo al horno y ya. Pues no es así. A continuación, algunas recomendaciones de utilidad para salir airoso al hacerlo en su cocina.

A tener en cuenta

Si utiliza un pollo congelado, descongélelo por completo antes de cocinarlo. Es recomendado que le extraiga los menudillos antes de cocinarlo.

En caso que quiera hacer uno relleno, no es ideal que lo haga en la cavidad del cuerpo, ya que de hacerlo, el calor no penetraría bien y la cocción podría ser desigual, dejando partes poco hechas o crudas. Solo rellene la cavidad del cuello o cocine el relleno en una bandeja aparte.

Pollo crudo

Si lo hará asado al horno, póngalo en una bandeja de fondo pesado en un horno precalentado a 190°C, calculando 20 minutos por cada 500 g de peso real una vez que el pollo está listo para ser horneado. Si lo desea, otros 10 o 20 minutos. Tenga en cuenta, que si amarra el pollo, no lo haga muy fuerte, porque las zonas más internas podrían quedar semihechas o crudas.

El pollo está hecho cuando está dorado, desprende su aroma, se ha reducido ligeramente y la parte del más lenta de hacerse, el centro del muslo, ha alcanzado al menos 70°C durante un mínimo de dos minutos, aunque lo ideal son 90°C. Si es de los que tiene termómetro de carne puede utilizarlo, eso sí, asegúrese de no tocar el hueso.

Una manera de saber si el pollo está hecho es doblando el hueso del muslo por la articulación. Si se dobla fácilmente es porque está listo.

Una vez que el pollo ha alcanzado la temperatura ideal, déjelo tapado en el horno apagado con la puerta entreabierta durante 5 o 10 minutos para que la carne se asiente antes de cortarlo. Si lo desea, puede pasarlo a una bandeja o fuente de servir y taparlo con papel aluminio durante esta fase.

Recuerde siempre: el color rosado indica que la carne está cruda. Esto aplica para todo, incluyendo los trozos grandes. 

Si es en el microondas

Pollo en el microondas

Es un tanto complicado especificar los tiempos de cocción, debido a que estos varían mucho según el horno. Sin embargo, calcule 8 a 10 minutos a temperatura alta por cada 500 g (pollos enteros) y 10 o 15 minutos de reposo.

Cocínelos en una bolsa para horno atada flojo, con las pechugas hacia arriba o hacia abajo. Haga las mismas pruebas para saber si el pollo está hecho. Hay termómetros para microondas.

Para obtener un mejor color, frote el pollo con miel o salsa de soya antes de cocinarlo.

También le puede interesar: Cómo hacer la tradicional masa de pizza