Limpiar calamares no es tan complicado como parece

Calamares crudos

Los calamares son de los alimentos más populares en muchas partes del mundo, que al no ser de temporada, se pueden disfrutar en cualquier época del año. Destacan por su alto contenido en proteínas, pero son bajos en grasas y calorías, eso sí, siempre que no se consuman fritos.

Normalmente miden entre 30 y 50 centímetros, tienen un cuerpo alargado, con dos aletas laterales, ocho tentáculos y dos antenas largas. 

Los grandes son ideales para rellenar. Suelen llegar a la mesa de algunos restaurantes rellenos de jamón, aunque también hay versiones elaboradas con carne picada, rape o mariscos, entre otros. 

Si bien es cierto que los calamares son versátiles en la cocina, y que se pueden comprar congelados y troceados, a muchos les parece engorroso limpiarlos. Y es que realmente es sencillo, solo hay que tener disposición y disfrutarlo.

Cómo hacerlo (paso a paso)

Calamares crudos
Vía: Envato Elements
  • Primero, se lavan los calamares y se les arranca la piel, empezando por abajo y hasta la cabeza.
  • Se sujetan el cuerpo y los tentáculos con las manos y se separan con cuidado unos de otros.
  • Si se tira con precaución, se separarán la cabeza y las vísceras de la bolsa que forma el cuerpo.
  • Es necesario hacerlo con cuidado para no dañar la bolsa de la tinta del calamar.
  • Con la ayuda de un cuchillo afilado se separa la cabeza de los tentáculos.
  • Se reserva la bolsa de tinta, que se emplea para elaborar las salsas de algunos platos.
  • Por último, se retira la concha (el esqueleto transparente) del cuerpo.
  • Si se desea preparar el calamar en aros, se corta la parte aprovechable en pequeños pedazos.

Calamares a la romana

Calamares a la romana

Esta preparación rebozada y frita «a la romana» es famosísima, aunque nadie en Roma los conozca. De todos modos, allí los calamaretti fritti son también muy populares. La receta rinde para 30 unidades. Su preparación le llevará unos 10 minutos, más otros 10 de cocción.

Ingredientes

  • 350 g de calamares pequeños limpios
  • ½ cucharadita de sal
  • 1/3 taza (40 g) de harina
  • ¼ cucharadita de pimienta negra
  • Aceite de freír trozos de limón para servir   

Preparación

  • Corte los calamares en anillos de 1 cm de ancho. Mézclelos con la sal, tápelos y refrigérelos durante 30 minutos. Déjelos escurrir después sobre papel de cocina.
  • Mezcle la harina y la pimienta en un cuenco. Vierta aceite en una sartén honda de fondo pesado, hasta llenar un tercio de su capacidad y caliéntelo a 180°C, o hasta que un dado de pan se dore en 15 segundos. Enharine unos cuantos anillos de calamar y fríalos, dándoles la vuelta con una cuchara durante 3 minutos o hasta que queden un poco dorados y crujientes.
  • Enharine las restantes en tandas justo antes de freírlas. Escurra los calamares sobre papel de cocina y sírvalos calientes con trozos de limón.

También le puede interesar: Siete frutas que son fuente de vitamina C