Asar pimentones, una opción sencilla y divertida

roasted peppers in a bowl on a wooden table

Aunque existen lugares donde se pueden comprar pimentones (pimientos) asados en conserva, resulta muy fácil y entretenido asarlos en casa. Este alimento es una fuente importante de sustancias nutritivas.

Primero, compre buenos pimentones rojos, verdes o amarillos. Póngalos directamente sobre una fuente de calor. Áselos hasta que la piel se ennegrezca, utilizando el tallo como asa para darles la vuelta. Enjuague los pimentones bajo el chorro de agua fría y la piel ennegrecida se desprenderán fácilmente.

También puede asarlos poniéndolos directamente sobre la llama de una hornilla o bien colocarlos sobre las brasas calientes al aire libre. En caso de hacerlo en el interior, asegúrese de que su cocina esté adecuadamente ventilada, ya que los pimentones desprenden un olor acre. De no tener el extractor de aire encendido o las ventanas abiertas, la gente pensará que se le está quemando algo.

Ahora bien, una vez enjuagados los pimentones, retire las semillas y las membranas del interior y estarán listos para utilizarlos en alguna receta. También puede servirlos como parte de una ensalada o tal cual, como una guarnición o condimento.

También puede hacer unas bruschettasideales para una merienda o una reunión en casa. Una vez listos los pimientos asados, píquelos en tiras finas, páselas a un recipiente y agregue 1 cebolla roja pequeña, 1 ½ cucharadas de aceite de oliva, 1 ½ cucharadas de vinagre balsámico y 2 dientes de ajo majados. Corte pan en rebanadas, tuéstelas un poco por ambos lados y cúbralas con los pimentones.

También le puede interesar: Errores que cometemos en la cocina… sin saberlo