Cómo amolar tus cuchillos

amolar cuchillos

Hasta el mejor de los cuchillos pierde su afilado con el tiempo y, tal vez, desconoces las maneras que existen para amolarlo. Un cuchillo afilado es más seguro porque se hace menos presión al cortar, se desliza fácilmente y la mano no se cansa tanto al cortar. Son muchas las herramientas que hay para sacar filo a los cuchillos, entre ellas figuran las chairas, piedras de afilar o afiladores. Hoy te enseñaremos cómo amolar cuchillos dependiendo del material que dispongas.

Opciones para amolar cuchillos

Una taza de café: Este puede ser un afilador muy efectivo, ya que el material cerámico es muy rugoso y se pueden obtener buenos resultados utilizándolo. Coloca una vieja taza de café hacia abajo, para que el fondo de la taza quede expuesto al aire, pasa el cuchillo en un ángulo de 30°, hazlo por ambos lados con un movimiento curvo de abajo hacia arriba.

Si estás fuera de casa y no tienes cómo amolar cuchillos, hay dos elementos que sirven para afilarlos fácil y rápidamente. Uno es el papel de aluminio, y el otro, que es más común de encontrar, es una botella de plástico, de agua o de refresco.

Piedra de afilar: Lubrica la piedra de afilar con una pequeña cantidad de aceite mineral. Este proceso requiere concentración ya que debes mantener el mismo ángulo de apoyo del cuchillo sobre la piedra y realizar movimientos de manera que toda la hoja pueda pasar por ella. Usa las dos manos: con la primera fijarás el ángulo adecuado utilizando el pulgar y con la otra apoya tres dedos sobre la superficie de la hoja para tener el cuchillo bien sujetado.

Chaira: Es bueno utilizar la chaira diariamente como método de mantenimiento antes de cortar, ya que esta quita las imperfecciones que han quedado del corte anterior. Coloca la chaira con su punta apoyada contra una superficie lisa. El ángulo entre la hoja y la chaira debe ser de unos 15-20 grados. Pasa el cuchillo desde la punta al mango trazando una ligera curva. Repite el proceso por el otro lado, pasando entre 5 y 10 veces por cada lado de la hoja.

Afiladores eléctricos y manuales: Si buscas una opción fácil para saber cómo amolar cuchillos, sin duda esta es tu mejor alternativa. Solo hay que pasar la hoja por las aberturas que tienen los afiladores trayendo la hoja hacia ti. Primero se pasa por el grano más grueso, y luego, se pasa por la abertura más fina para una terminación pulida.