Del ajoporro se come todo

Ajoporro

El ajoporro también conocido como puerro es una hortaliza que tiene una larga historia que se remonta como mínimo a los tiempos del antiguo Egipto, cuando formaba parte de la alimentación que tenían los obreros de las pirámides. También era utilizado como medicina. De hecho, el Egipto prebíblico ha sido descrito como un país en el que “se adoraba a las cebollas y donde los ajoporros eran dioses”.

Los griegos y los romanos lo valoraban mucho, sobre todo para los problemas de garganta y voz. Incluso, el emperador Nerón lo comía todos los días para mejorar la calidad de sus cuerdas vocales.

Además, es el emblema nacional de Gales. Tanto así que en una batalla librada en el siglo XVII, los galeses, guiados por su rey Cadwaller, portaban ajoporros en lo alto del casco como distintivo para distinguir a sus enemigos, los sajones, durante el combate y a quienes derrotaron. El día de San David (29 de diciembre), patrón de Gales, los hombres llevan trozos de esta planta en el ojal en memoria de aquella victoria.

Esta hortaliza que puede hacerse al vapor, a la brasa, utilizarse en sopas, sofritos o como ingredientes de ensaladas aliñadas, es fundamental en su despensa. Al prepararla, muchas personas les quitan las hojas de color verde oscuro que crecen por encima de la tierra y se comen solo el tallo blanco. Sepa usted que esto es un gran error, pues las partes verdes son una buena fuente de beta-caroteno, que el cuerpo transforma en vitamina A.

Si bien es cierto que este alimento contiene pequeñas cantidades de vitaminas, minerales y fibra, es una buena fuente de ácido fólico, vitamina C y potasio. Además, tenga en cuenta que es diurético y tiene la capacidad de eliminar el ácido úrico, de manera que es ideal para aquellas personas que sufren de gota o artritis.

También le puede interesar: Tres remedios sencillos a base de ajo