A sacar el whisky para brindar en la Noche de Burns

Haghis Noche de Burns
El haggis, carne de oveja o cordero cocida en el interior del estómago del animal, es el plato principal

Si se es amante de la poesía y del whisky, además de probar cosas nuevas, la Noche de Burns puede ser la excusa ideal para disfrutar ambas aficiones. La festividad escocesa, en honor al poeta Robert Burns, es un momento de encuentro para leer hermosos pasajes entre un brindis y una buena comida.

Burns (1959–1796) es un ícono de la cultura del país británico. Sus escritos, tanto en escocés como en inglés, son parte de la poesía tradicional, siendo la canción Auld Lang Syne (traducido como Hace mucho tiempo o Por los viejos tiempos) una de sus obras más conocidas. La pieza es considera como un “himno de despedida” en algunos países angloparlantes.

Whisy Noche de Burns
El scotch es icónico en el país y durante esta celebración

Esta celebración, hoy icónica en toda la nación, tiene orígenes antiguos. Se cuenta que todo surgió en 1801, cuando nueve poetas, viejos amigos de Robert, se reunieran para recordarlo. En primer lugar, el encuentro se realizó un 21 de julio, fecha en que murió. Al año siguiente, decidieron mantener la tradición, pasando todo al 29 de enero, cuando se creía había nacido. Sin embargo, desde 1803, se hace el 25 del mismo mes, día correcto de su natalicio.

En la velada de entonces se recitaron textos del bardo y se disfrutó de todo tipo de comida local, además de un excelso whisky. La idea fue un éxito y poco a poco la festividad tomó fuerza entre los amantes de su poesía.

Los protagonistas culinarios

Caldo escocés Noche de Burns
El scotch broth o caldo escocés es un entrante clásico

La Noche de Burns no se trata solo de poemas y canciones, también de encuentro en la mesa.

En primer lugar, el scotch, es esencial, pues no puede haber fiesta sin él. Aunque lo ideal siempre es buscar ejemplares de la mayor calidad, que el destilado tenga origen escocés será suficiente para mantenerse en línea con el espíritu del día.

Whisky escocés Noche de Burns
Momentos de brindis abundan en este encuentro

Durante la cena, las sopas son estelares, específicamente dos recetas: el scotch broth, también conocido como caldo escocés, y el coock-a-leekie. El primero se caracteriza por la inclusión de granos de cebada, además de carne de res y verduras. Mientras, el coock-a-leekie es una preparación que tiene como insumos principales ajoporro y papa, cocinados en un caldo de pollo con mantequilla.

Aunque todo lo mencionado anteriormente tenga importancia, nada lo es tanto como el plato principal: el haggis. Esta preparación, a quien incluso Robert dedicó Address To a Haggis (Discurso al Haggis), es muy amada entre los escoceses. Se hace, usualmente, con restos de cordero y oveja, que se combinan con diferentes ingredientes y se cuecen dentro del estómago del animal.

A celebrar el espíritu del poeta en la Noche de Burns

Haggis Noche de Burns
El haggis se suele acompañar con puré de papas

Este 25 enero, los habitantes de Escocia, así como toda la diáspora repartida en el mundo, se unirán en festejos que exaltan la vida y obra de Burns. Sin embargo, cualquiera puede sumarse, siguiendo la tradición:

En primer lugar, hay que recibir a los invitados. Según expresa el portal web Scotland.org, la reunión puede ser tan formal como informal.

Una vez que todos estén en la mesa, el anfitrión debe dar un discurso de bienvenida. Normalmente se recita “La bendición de Selkirk” para este momento.

A los visitantes se le sirven los entrantes. Aunque, como se mencionó, las sopas tienen predominancia, hay libertad para sorprender con algo distinto.

Uno de los puntos álgidos de la reunión, la llegada del haggis a la mesa. Al ritmo de la gaita A man’s a man for aw that , los invitados se ponen de pie mientras el plato principal se acomoda en el centro. Luego, se recita Address To a Haggis mientras el alimento se abre para que todos puedan apreciar su interior.

Se procede a brindar con el whisky, todo antes de iniciar la cena propiamente. Para acompañar el haggis es tradicional el puré de papas.

Terminada la comida, se sirven los postres o el café. También se acomodan tablas de quesos para agasajar a los invitados.

Todos brindan nuevamente con scotch en honor al actual monarca británico antes de levantarse de la mesa.

Siguiendo la tradición

La memoria inmortal, en la cual un invitado da un discurso de agradecimiento al anfitrión, es otra de las tradiciones. Puede ser tanto serio como jocoso, según el contexto de la reunión. Ante esto, el anfitrión debe decir sus palabras de apreciación a lo dicho.

Se brinda ahora por las damas presentes con un discurso. La idea es que se trate de algo corto, caracterizado por el respeto. Luego, se escogerá a una encargada entre las féminas para dedicar una alocución a los hombres.

Si se desea, se puede dar espacio para que más personas se expresen y brinden, aunque es totalmente opcional.

Llega el momento cuando se recitan las obras de Burns. Estas pueden ser escogidas por el anfitrión o por los invitados con anterioridad. Este rato de calma sirve para apreciar el arte del poeta y es de las partes más importantes del día.

Antes de despedirse, se da un baile especial. Aunque de preferencia debe ser música escocesa, no hay limitantes.

Con unas palabras de agradecimiento, el dueño del hogar despide a todos. En este momento, se entona Auld Lang Syne mientras se deja el recinto.

También le puede interesar: España y sus tradicionales fiestas del vino

Con información de Scotland.org y VisitScotland