Newsletter

Síguenos

Usar el té como aliado en la cocina

Más allá de ser bebidas gratas y relajantes, las infusiones pueden ser muy útiles en la cocina. Usar el té, así como insumos simulares, puede ser una vía interesante para darle matices diferentes y distintivos a las comidas.

Muchos profesionales y conocedores resaltan el potencial del té, manzanillas, tisanas y otras creaciones como complemento en cualquier receta. Varios son los chefs que promueven su utilización en sus fogones e, incluso, libros como 121 gramos de felicidad y té resaltan su potencial culinario.

Tanto para platos dulces como salados, su uso es apropiado y eficaz. Solo hay que animarse a probar para descubrir lo que tiene para ofrecer.

De la taza a la cocina

Usar el té en la cocina
Té, infusiones y tisanas tienen propiedades que pueden realzar sabores y aromas en los platos

Según explica Agnès Defontaine, directora de Betjeman and Barton, productora francesa de té, el insumo es cada vez más popular y tomado en cuenta en la alta cocina. “El té ya no es solo esa bebida que bebes cuando estás enfermo o con frío. A lo largo de mis diversos viajes, he observado que está presente en la culinaria de ciertos países”, comenta.

Gracias a la diversidad de perfiles que ofrecen las hojas de esta y otras plantas, aplicarlas en una variedad de recetas para potenciar su sabor y darles notas especiales no es nada complicado.

En primer lugar, los conocedores aconsejan siempre apostar por productos de calidad, con hojas enteras y lo más frescas posibles. Esto será importante en el resultado y lo que pueda aportar a cualquier comida.

Asimismo, al usar té u otra infusión, siempre se deben tomar en cuenta y respetar los tiempos de preparación de cada una. Usualmente, las personas tienden a hervir el agua antes de preparar la bebida, pero en la mayoría de los casos, esta no debe llegar al punto de ebullición. Puede consultar las temperaturas apropiadas aquí.

También es importante tomar en cuenta que, para implementarlo en una receta, la bebida debe estar recién preparada. Mientras más tiempo pase, esta perderá parte de sus características de aroma y sabor.

¿Cómo usar el té?

Usar el té en la cocina
Cada variante del té puede tener una finalidad diferente para potenciar un plato

Aunque en la creatividad y la imaginación está el límite, siempre es ideal apelar a los consejos de los expertos.

Empezando por el té blanco, este puede emparejarse bien con ensaladas de frutas o verduras, así como con algunos postres. Lo usual es aprovecharlo en recetas sencillas de aromas sutiles.

El té verde es perfecto para añadirlo en platos de setas, pollo o pescado. Asimismo, comidas en donde resalten los frutos secos, las judías verdes, la espinaca, puerros o insumos de aromas florales se dan muy bien.

Esta variedad, así como los tés rojos, son ideales para verduras salteadas, guisos de pollo o pescados al horno. Darán un toque aromático frutal que sin duda encantará.

Mientras, al hablar de té negro, caracterizado por ser más fuerte, se aconseja aplicarlo en carnes, como la ternera o el cerdo. En guisos y sopas, servirá para marcar sabores distintivos. Por otro lado, también es útil para la repostería, pues combina bien con sabores como el chocolate oscuro, la mantequilla y el caramelo.

En general, se trata de buscar balances entre las notas que el té puede ofrecer y las de la receta a elaborar. La concordancia es importante para buscar los mejores resultados.

En líquido o en hojas

Usar el té en la cocina
Es posible usar tanto las hojas como la bebida ya preparada

Algunos cocineros indican que hay varias maneras de usarlo. Esto puede ir desde aplicar pequeñas cantidades de la infusión, hasta sustituir por completo algún ingrediente líquido de la receta. A su vez, también se pueden agregar las hojas o hierbas enteras durante el proceso de cocción, cuidando las cantidades para no usar de más.

También le puede interesar: ChaiWallah: la cultura callejera del té

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram