Newsletter

Síguenos

El secreto de un buen aceite de oliva virgen extra

El secreto de un buen aceite de oliva virgen extra es que no tiene secretos. El aceite de oliva virgen extra es puro zumo de aceituna. Sin más. Es conocido como oro líquido debido a sus numerosas propiedades. Es una de las grasas más saludables que existen y uno de los tesoros más apreciados en materia de nutrición. Está demostrado que el AOVE (siglas de aceite de oliva virgen extra) previene la aparición de patologías cardiovasculares, regula el tránsito intestinal y colabora en la formación de tejidos cerebrales. Y sus beneficios no acaban ahí. También contribuye al desarrollo óseo favoreciendo la absorción de calcio, es antioxidante, aporta vitaminas liposolubles (A,D,K y E) y regula los niveles de colesterol. Pocos alimentos dan más por menos.

Más allá de la nutrición

El aceite de oliva virgen extra es uno de los productos gastronómicos más apreciados. Aguanta muy bien altas temperaturas sin degradarse. A los platos les aporta aroma, sabor y textura. Asimismo, en los aceites de oliva virgen extra encontramos gran variedad de matices. Dependiendo de la variedad, sus propiedades organolépticas cambian. Algunos AOVES son afrutados, otros amargos, otros aromáticos, algunos dulces y, en ocasiones, con sabores almendrados. Las variedades más populares en España son la arbequina, la picual, la hojiblanca, la manzanilla y la cornicabra. Eso sí, a la hora de consumirlo, no hay que olvidar que es una grasa. Por tanto, hay que tomarlo con moderación.

¿Cómo elegir el mejor?

aceite de oliva

Primera regla de oro: que sea virgen extra. Cualquier otro tipo de aceite de oliva es un aceite refinado que no tendrá las propiedades del AOVE. Los virgen extra son aceites que se elaboran con extracción en frío, es decir, a menos de 27ºC y que carecen de defectos organolépticos.

A la hora de comprarlo, en primer lugar es mejor elegir aceites de oliva virgen extra cuyo envase sea opaco. El AOVE se oxida rápidamente y debido a ello, lo mejor es preservarlo de la luz.

Otra cuestión importante es comprar un aceite que indique fecha de envasado. Con un buen envase y a una temperatura adecuada, el AOVE se conserva bien un año. Incluso puede llegar a aguantar en buena forma hasta dos años (dependiendo de la variedad) si las condiciones de almacenajes han sido buenas. La variedad que más aguanta es la picual. Más allá de ese tiempo, mejor no comprarlo ni consumirlo.

Disfrutar de la variedad de los aceites de oliva virgen extra

En resumen, hay infinidad de variedades de aceituna con las que se elaboran aceites para todos los gustos. La variedad picual, típica del sur de España, donde se halla el bosque de olivos más extenso del mundo, tiene en boca notas picantes. Por tanto, es perfecta para disfrutar de una tostada con tomate.

La variedad arbequina, muy aromática y dulce en boca, se produce tradicionalmente en el Mediterráneo (Cataluña y Baleares) y en Navarra.  No obstante, hoy en día, se cosecha en infinidad de zonas del mundo. Es ideal para aderezar ensaladas, para la elaboración de postres en sustitución de mantequilla y para salsas como la mayonesa.

La hojiblanca, típica de la Andalucía Central, tiene un magnífico equilibrio entre dulzura y picor, es un aceite afrutado y con ciertos recuerdos a almendras.

También puede interesarte: Cuatro usos creativos de las aceitunas

 

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram