Trufa del desierto, diamante del Medio Oriente

trufa del desierto

La trufa del desierto, conocida como Terfeziaceae o » diamante negro» del Sahara, cada vez conquista a más comensales de todas las latitudes; sitios donde se está volviendo muy apreciada a pesar de no precio no tan accesible.

Esta trufa del desierto es oriunda de tierras áridas y se da con mucha facilidad a lo largo de todo el mediterráneo; especialmente por todo el estrecho de la costa de Marruecos hasta Egipto, en Siria e Irak. También se han encontrado brotes de esta trufa del desierto al Sur de España, específicamente en las zonas de Murcia, Cádiz y Extremadura.

Fisionomía de la trufa del desierto

Este tubérculo posee una apariencia similar a las trufas italianas (aunque no pertenecen a la misma familia Tuber); se muestran arrugadas, con forma similar a una papa  y de color marrón terroso, fácilmente pueden confundirse con las trufas italianas. En su interior se puede apreciar una delicada piel blanca o rosada.

A diferencia de las trufas italianas que son ricas en aroma y sabor, estas trufas del desierto poseen aroma y sabor mucho más suaves y sutiles; razón por la que suele utilizarse en cantidades mucho mayores comparada con el tubérculo europeo. Sin embargo, no se deje engañar por su sutileza. Esta trufa resulta en una exquisitez y lujo al paladar, tanto que ha conquistado a las clases adineradas de países como Arabia Saudí, Kuwait, Los Emiratos, Qatar o incluso Siria.

Dado que no es tan difícil encontrarlas, como el caso de las trufas italianas, su precio se reduce considerablemente. El kilo de la especie más popular, la pequeña, puede llegar a costar unos 100€; mientras que la negra, y más difícil de encontrar, puede oscilar entre los 200€ por kilo.

Un harem de bondades

Conocida también por los habitantes del desierto como «la hija del rayo», la trufa salvaje tiene un alto valor nutritivo en sodio, potasio, fósforo, cloro, calcio, hierro y proteínas. Además, los beduinos del desierto le han atribuido virtudes terapéuticas e incluso afrodisíacas; muchos la utilizan como medicina natural de efectos tonificantes y laxantes.