Newsletter

Síguenos

Tres platos de la cocina francesa para disfrutar

La gastronomía francesa es una de las más ricas y está considerada de las mejores del mundo por su diversidad. También por sus productos que son de calidad, con técnicas muy precisas.

Tanto es así, que desde 2010, su comida y sus rituales, son reconocidos por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Probar la gastronomía de Francia es experimentar “l’art-de-vivre à la française”.

He aquí tres platos de la cocina francesa irresistibles -de muchos-, que son para chuparse los dedos.

Croque-monsieur

Cocina francesa. Croque Monsieur
Croque Monsieur / Foto: 123rf

Este es un sándwich elaborado con pan cuadrado y relleno de jamón y queso (emmental o gruyer) horneado con bechamel. Fue servido por primera vez en el año 1910 en el café Boulevard des Capucines, en la capital francesa. Posteriormente aparecieron diferentes versiones, una de ellas -el croque madame- lleva un huevo frito encima, ideal para un desayuno o merienda, y se acompaña con una ensalada.

Ingredientes

Para el bocadillo

  • 100 gramos de queso gruyere rallado o en lonchas
  • 4 rebanadas de pan campesino
  • 2 lonjas de jamón cocido
  • 1 huevo pequeño batido
  • 40 gramos de mantequilla sin sal
  • 3 cucharadas de mostaza Dijon
  • 30 gramos de queso parmesano rallado

Para la salsa bechamel

  • 30 gramos de mantequilla sin sal
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1/2 cucharada de harina todo uso
  • 125 ml de leche
  • 1 pizca tomillo fresco
  • Sal y pimienta recién molida

 Preparación

  • Para elaborar la bechamel: primero se debe derretir la mantequilla en una sartén pequeña a fuego medio, añadir el aceite y dorar la harina un minuto sin dejar de remover. Verter la leche poco a poco sin parar de remover.
  • Batir hasta que la salsa empiece a espesarse, cuando comience a burbujear, se debe dejar unos cinco minutos más sin parar de remover, mientras se le añade el tomillo, la pimienta y la sal. Una vez lista, reservarla para el final del plato.
  • Para elaborar el sándwich: untar por la parte inferior las cuatro rebanadas de pan con la mostaza. Seguidamente esparcir la mitad del queso rallado sobre dos de las rebanadas. Luego se les añade una lonja de jamón y se termina con el resto del gruyere. Tapar con las dos rebanadas reservadas y presionar para unirlas.
  • Precalentar el gratinador al máximo. Mientras, batir el huevo en un plato hondo y sumergir los dos sándwiches hasta que queden bien empapados. Una vez listo este paso, derretir la mantequilla en una sartén y colocar los panes. Dorar por ambos lados hasta que el queso se derrita.
  • Una vez listos, llevarlos a una bandeja honda, verter por encima la salsa bechamel, agregar el queso parmesano rallado y gratinar a 10 centímetros de la fuente de calor alrededor de unos 10 minutos, o hasta que se doren.

Ratatouille, emblema francés

Ratatouille
Ratatouille / Fotp: Vitalgrill

Este es un clásico de la cocina francesa. Para muchos sigue estando presente la famosa escena de la película animada de Disney, del mismo nombre de esa preparación. Allí, el malhumorado crítico gastronómico Anton Ego, prueba un plato, tan delicioso y prodigiosamente hecho, que prácticamente delira y se retuerce en el recuerdo de su infancia, cuando su madre lo cocinaba.

Esta delicia provenzal es la unión más lograda de las cuatro verduras típicas del Mediterráneo. En efecto, aunque las proporciones merezcan juicios diversos, todo el mundo está de acuerdo en que la ratatouille incluye tomate, pimentón, berenjena y calabacín. Además de ajo, un ramillete de hierbas y aceite de oliva en abundancia. Lo que se discute vivamente es si la albahaca mejora o dinamita la receta.

Ingredientes

  • 4 calabacines pequeños
  • 2 berenjenas
  • 2 pimentones rojos y otros 2 verdes
  • 4 tomates carnosos
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 8 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta recién molida
  • 1 ramillete de hierbas: perejil, romero, mejorana, tomillo y estragón.

Preparación

  • Corte los calabacines en rodajas de 1 cm de grosor y las berenjenas en dados. Divida en dos mitades los pimentones, quíteles las pepitas y trocéelos. Escalde los tomates, pélelos y pártalos en cuartos. Pique las cebollas y los ajos.
  • Caliente el horno a 180 grados.
  • Caliente el aceite de oliva en un caldero grande y dore ligeramente la cebolla. Luego, agregue la berenjena y el pimentón y rehogue.
  • Poco después, incorpore el calabacín y el tomate.
  • Salpimiente las verduras y espolvoree con el ajo picado.
  • Mezcle todos los ingredientes a fondo, pero con cuidado, cloque el ramillete de hierbas sobre las verduras y tape el caldero.
  • Introduzca el caldero en el horno y deje que las verduras se cuezan durante 1 hora. O bien tape el caldero de las verduras y déjelas a fuego lento entre 50 a 60 minutos. Retire las hierbas y sirva la ratatouille.

Foie gras

Foie gras
Foie gras / Foto: 123rf

Este es otra de las delicias francesas. Es el hígado sano de un pato o de un ganso adulto, robusto y en buena salud, criado según la tradición y que ha sido cebado con una alimentación abundante.

Se consume, por lo general, al comienzo de cada comida. En español quiere decir “hígado graso” y es precisamente eso, el hígado hipertrofiado de un ganso o pato que es sobrealimentado. Para que sea considerado foie gras se deben cumplir ciertas condiciones, como el hecho de que las aves sean alimentadas mediante un proceso de cebado, que el peso del hígado sea de un mínimo de 300 gramos en el caso de los patos y de 400 gramos en el de los gansos.

La ley francesa son estrictas, ya que establece que solo se le puede dar la denominación de foie gras al hígado del pato que ha sido cebado por sonda (alimentación forzada con maíz).

Con todos esos requisitos solo se pretende garantizar la calidad del producto final. Sepa cómo hacer el foie gras.

También le puede interesar: Para los franceses sus quesos son un verdadero orgullo

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram