Newsletter

Síguenos

Tres opciones sencillas con champiñones para tapear

Los champiñones se suelen utilizar para preparaciones en reuniones y fiestas por su tamaño uniforme y suave sabor. Cuando los vaya a comprar, debe asegurarse que estén secos y firmes. Esa es la clave.

Un dato interesante es que los puede refrigerar para conservarlos. Eso sí, métalos en una bolsa de papel, no de plástico, para que no transpiren. No es preciso pelarlos, basta con frotarlos con un pañito húmedo para eliminar la posible suciedad y listo.

Un paté

Una manera diferente de aprovechar este producto es haciendo un paté. Prepararlo es fácil. Derrita 40 gramos de mantequilla y una cucharada de aceite en una sartén. Sofría 400 gramos de champiñones silvestres picados y 2 dientes de ajo majados, hasta que queden tiernos y el líquido se haya evaporado. Añada 3 cebollines picados.

Champiñones paté

Luego, déjelo enfriar todo y píquelo con 1 cucharada de jugo de limón, 100 gramos de ricotta, 100 gramos de queso fresco y 2 cucharadas de cilantro fresco picado. Sazone la mezcla al gusto y refrigérela tapada 2 horas. Esta receta rinde de 8 a 10 porciones, para untar con galletas o pan tostado.

Bruschettas

Otra opción pueden ser champiñones y perejil, para cubrir unas crujientes rebanadas de pan, ligeramente tostadas (bruschettas). Corte una barra grande de pan en rebanadas de 1 cm, rocíelas con aceite de oliva y tuéstelas por ambos lados. Caliente 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén y fría 200 g de champiñones pequeños cortados en cuartos. Agregue 1 cucharada de jugo de limón, 50 gramos de queso de cabra desmenuzado, 1 cucharada de perejil fresco y sazónelo todo al gusto. Esta preparación puede dar para unas 30 unidades.

Champiñones

Para tostadas

También los champiñones puede acompañarlos con un pesto de albahaca, ideal para unas tostadas. Esta receta le puede alcanzar para unas 24 unidades.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo pequeño majado
  • 2 ½ cucharadas de aceite de oliva
  • 1 barra de pan cortada en 24 rebanadas de 1 cm de grosor
  • 500 g de champiñones pequeños laminados
  • 3 cucharaditas de vinagre balsámico
  • 80 g de jamón cortado en trozos pequeños

Pesto de albahaca

  • 25 g de hojas de albahaca fresca
  • 30 g de parmesano rallado
  • 2 cucharadas de piñones tostados
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
Champiñones bruschetta

Preparación

  • Para preparar el pesto, pique finas las hojas de albahaca, el parmesano y los piñones en una licuadora o robot de cocina. Agregue poco a poco el aceite de oliva en un chorro fino, con el aparato en marcha, y píquelo todo hasta obtener una mezcla homogénea. Sazónela con sal y pimienta al gusto.
  • En un cuenco, mezcle el ajo con 2 cucharadas del aceite de oliva y unte con la mezcla las rebanadas de pan por ambos lados. Dispóngalas sobre bandejas de horno y hornéelas a temperatura media, hasta que se doren.
  • Caliente la ½ cucharada restante de aceite en una sartén grande y saltee los champiñones a fuego medio 3 o 4 minutos, o hasta que estén calientes. Escurra el exceso de líquido. Agregue el pesto y el vinagre, remuévalo todo bien y rehóguelo 1 o 2 minutos más, o hasta que esté todo caliente.
  • Precaliente el horno a 200°C. Cubra las tostadas con los champiñones y los trozos de jamón. Hornéelas durante 6 minutos, o hasta que el jamón esté crujiente. Sírvalas de inmediato.

Ahorre tiempo

Puede preparar el pesto con un máximo de tres días de antelación. Tápelo y refrigérelo. También puede elaborarlo mucho tiempo antes y congelarlo en un recipiente.

También le puede interesar: Cómo hacer la tradicional masa de pizza

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram