Newsletter

Síguenos

Queso roncal, el tesoro de los pirineos

En el hermoso Valle de Roncal, caracterizado por sus pinos, robles y abetos, se pepara una joya de la gastronomía española. En esta locación de la Comunidad Floral de Navarra, el queso roncal es uno de los productos que hay que conocer y disfrutar.

Ubicado al norte de España, este valle entre los montes pirineos es el punto de origen de este insumo lácteo que se elabora, específicamente, con leche cruda de oveja. Este es un insumo sumamente tradicional de la zona, preparándose desde hace muchos años y gozando de la Denominación de Origen Protegido desde varias décadas atrás.

Roncal, una joya de Navarra

En el portal oficial del Consejo Regulador explican que el roncal siempre ha sido fiel a su tradición. “En este valle pirenaico de Navarra siempre ha existido el pastoreo. Ya en la Edad Media, con la llegada de las primeras nieves, comenzaba un ritual que todavía se mantiene hoy en día: la trashumancia, momento en el que las ovejas bajan hasta las cálidas tierras de las Bardenas Reales en busca de pasto para el invierno”, refieren.

Es en este momento de los animales, específicamente de las razas rasa y lacha, son ordeñados para obtener la preciada materia prima. Además de esta, solo se usa sal y cuajo animal, elementos suficientes para hacer un queso más que complejo y delicioso.

Queso DOP Roncal, elaborado en el Valle de Roncal
El queso roncal debe pasar por un tiempo de maduración mínimo de cuatro meses / Foto: Flickr.com

Este producto debe tener un tiempo mínimo de maduración de cuatro meses. En dicho tiempo se desarrollan cualidades que hacen que sea de los mejores quesos de España.

Según define el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España (MAPA), “posee un aroma y sabor característicos, levemente picante, con una pasta dura, con poros, sin ojos, de color blanco amarillento al corte”.

Su presentación suele tener forma cilíndrica, con peso y diámetro variables según el productor. Sin embargo, las ruedas suelen tener una altura que va desde los ocho hasta los 12 centímetros normalmente. “Su corteza es dura, gruesa, áspera al tacto, grasa y de color pajizo”, define el MAPA.

Queso roncal, tradicional de Navarra
El roncal es un queso que tiene una larga historia y tradición en suelo navarro / Foto: EsparragoDeNavarra.com

“La mejor forma de cortar el queso Roncal es hacer pequeños triángulos finos a partir de una cuña descortezada. De esta manera se puede apreciar los infinitos matices de su extraordinario sabor recio y mantecoso al paladar”, añade el Consejo Regulador.

Además de ser delicioso para comerlo solo, con apenas unas rebanadas de pan, el roncal también se puede integrar a varios platos de la gastronomía española.

También le puede interesar: Hablemos de un queso memorable: el manchego

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram