Newsletter

Síguenos

¿Qué se come en España por Navidad?

España tiene una gastronomía muy diversa y aunque tenemos platos comunes a todas las autonomías, hay algunos que forman parte de distintas cocinas locales.

En Navidad, dependiendo de dónde seamos, no siempre comemos lo mismo, aunque hay cosas compartidas como los turrones, los mazapanes, los polvorones o el roscón de Reyes.

Si bien hay platos bastante universales como el besugo al horno, productos como el marisco, embutidos como el jamón, incluso preparaciones foráneas como el foie-gras, en algunos de los festivos hay recetas que, por tradición, se toman sí o sí en ciertos lugares.

Otra singularidad que encontramos en el territorio español es que los días ‘fuertes’ de celebración de la Navidad no son los mismos. Así como en la mayoría de las comunidades la celebración más importante se da la noche del 24 de diciembre, no es así en Cataluña, Baleares o la Comunidad Valenciana donde la mayor celebración es siempre el 25 de diciembre.

La Navidad en el Mediterráneo

En Cataluña, si bien comparten muchos platos con el resto de España para festivos como Año Nuevo o Reyes, el día de Navidad se celebra comiendo escudella con sopa de galets i carn d’olla, una olla similar en ingredientes al cocido madrileño. El día después, el de Sant Esteve que en Cataluña es festivo, no faltan de ninguna mesa que se precie los canelons de Nadal.

Sopa de galets típica de Cataluña

También en la Comunidad Valenciana se estila el día de Navidad el putxero de Nadal, similar a un cocido, aunque más especiado, y con tanta variedad de carnes que, con las que sobran, los valencianos acostumbran a preparar al día siguiente un arroz al horno. No es raro tampoco que el pavo relleno presida una mesa navideña, al igual que el cordero asado.

En las Islas Baleares triunfa la sopa de Navidad seguida de asados como el de lechona de porc negre, un cerdo autóctono de las islas, así como el capón o pavo rellenos u otras preparaciones más locales como el calamar relleno, muy habitual en Menorca, o el sofrit pagés, un guiso de cordero y pollo de corral muy típico de Ibiza y Formentera.

En la levantina Murcia reciben la Navidad comiendo pavo. En muchas zonas apuestan por el caldo de pelotas de pavo y en Lorca es tradicional el arroz con pavo. La carne de conejo es otra de las viandas más apreciadas en estas fechas en tierras murcianas.

Las fiestas en la meseta

En Madrid lo más habitual en las fiestas navideñas son los asados de cochinillo, cordero lechal y el besugo. En verduras no es raro encontrar col lombarda, una hortaliza considerada en la capital como muy navideña, cardos con almendras, también sopa de almendras como entrante.

Col lombarda, habitual en las mesas madrileñas

El plato estrella de Castilla y León no podía ser otro que el lechazo, un cordero lechal que nace y se cría en tierras castellanas. Como entrantes no falta lo quesos, la cecina de vaca o buey tan típica de León, así como el jamón ibérico de Guijuelo (Salamanca). Además del lechazo, también son habituales carnes como el cochinillo y aves como el capón. En las mesas sorianas nunca falta el cardo rojo, así como las setas y los platos aromatizados con trufa.

En Castilla La Mancha triunfan los asados como el cochinillo, el pavo o el cordero, aunque también es habitual encontrar en algunas casas escabeches de perdiz. De entrante no suele faltar una sopa.

En el sur de España

En Andalucía no faltan nunca los langostinos a la plancha como inicio de banquete, al igual que el jamón ibérico, también suelen elaborar una sopa de picadillo, y como plato fuerte, clásicos como el pavo relleno, el cochinillo o el cordero asado.

Langostinos en Andalucía

Como inicio de banquete, los andaluces optan por el marisco, el jamón y el queso. También suelen elaborar sopa de picadillo, aunque como plato principal son más anárquicos y cada casa tiene su menú especial, aunque lo habitual es que en todas las casas opten por algún asado, ya sea de carne o de pescado.

En las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla los banquetes navideños están ligeramente influenciados por la cocina árabe. En Ceuta suelen cocinar pescados como la dorada o el voraz al horno, y aves asadas como el pavo o el pollo con rellenos típicos de la cocina árabe. En Melilla elaboran briouats que son tartaletas árabes que se rellenan de pollo, carne o mariscos. Como en Andalucía, también es típica la sopa de picadillo.  En cuanto a carnes, es bastante corriente que las familias de origen cristiano opten por el cochinillo asado.

¿Qué se come en tierra de conquistadores?

La Navidad extremeña se estrena con sus jamones ibéricos y con quesos de torta como la del Casar o la de la Serena. Otros manjares típicos son las criadillas de tierra, un tipo de hongo que se da en la zona, así como la carne de matanza. No faltan tampoco el cordero o el cabrito al horno.

Canelones, un clásico en las mesas catalanas

El norte sabe a pescado y a marisco

Si bien el marisco está presente en todas las mesas españolas, es en Galicia donde se muestra en todo su esplendor. No falta en ninguna mesa el marisco que cada cual se pueda permitir, un producto que en época navideña está de plena temporada. Otro clásico es el capón de Vilalba, un ave casera que se ceba apenas un mes antes de ser sacrificada, también el bacalao con coliflor, el tradicional besugo al horno o cordero asado. En cualquier caso, también en Galicia triunfa el cocido gallego, un cocido que, a diferencia de otros, la carne principal es el cerdo, del que se aprovecha todo.

La vecina Asturias en Navidad huele a reconfortante sopa de pescado o marisco, y como platos fuertes encontramos el asado de cordero o cabritu. También algún asado o guiso con pitu caleya, que es el pollo autóctono de la zona que se alimenta sin pienso y se cría en libertad.

El centollo, uno de los mariscos más apreciados en las mesas gallegas

Siguiendo por la cornisa cantábrica, en Cantabria el plato más clásico en Navidad son los caracoles que se elaboran con una salsa que lleva distintos embutidos y frutos secos, sobre todo nueces. El lechazo al horno o el pollo de corral asado también forman parte, un día u otro, de las fiestas. Y no hay Navidad en Cantabria sin el toque dulce de las tostadas, postre que en el resto de España es conocido como torrijas.

La porrusalda (un guiso de puerros con bacalao), la coliflor o el cardo son las verduras más habituales en las mesas navideñas vascas. En cuanto a los pescados, suelen optar por el chicharro, el bacalao y el besugo, y los bolsillos más pudientes, no prescinden de las angulas. El cordero y el cabrito tampoco son ajenos en la Navidad en Euskadi.

Navarra cuenta con una excelente huerta de invierno por ello no son ajenos platos como el cardo con almendras o jamón, la borraja o las alcachofas. El bacalao es el pescado preferido para estas fechas, y en las carnes, la de cordero es de las más demandadas.

Comida de Navidad en las Islas Canarias

Y quizás los platos navideños más atípicos los encontramos en Canarias debido a su clima cálido en la mayoría del territorio y durante todo el año. En las mesas canarias no faltan los quesos de la zona, así como las papas con mojo, los langostinos o el salpicón de marisco. En carnes se acercan a la península optando, en ocasiones, por asados como el de cabrito, conejo o pata de cerdo.

Roscón de Reyes, un dulce navideño que se consume en toda España

También le puede interesar: Besugo horneado, el pez navideño de España

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram