¿Qué se necesita para ser un inspector Michelin?

Inspector Michelin
Varios años de experiencia previa en el sector culinario son parte de los requisitos

Ser inspector Michelin puede ser el trabajo ideal para los más foodies. Sin embargo, aunque no pueda parecerlo, se trata de un oficio exigente que va más allá de comer por montones y lograr pertenecer a este grupo no es nada sencillo.

La Guía Michelin es, para muchos, la referencia más respetada del mundo de la gastronomía. Para los chefs, conseguir tres, dos o una estrella, o simplemente menciones como Bib Gourmand o El Plato Michelin es todo un sueño, por lo que la organización trabaja solo con expertos para determinar estas categorías.

El trabajo de los inspectores es indicar cuáles son los lugares -que pueden ser desde restaurantes de alta cocina, hasta puestos de comida callejera- que merecen un sitio en la publicación.

Principalmente, este trabajo requiere, de manera muy importante, conservar el anonimato. Usualmente, los especialistas hacen reservar con un nombre falso para evitar recibir una atención especial en caso de ser reconocidos.

Vivir de viajar y comer no es cosa fácil

Foto vía: 123rf.com - Inspector Guía Michelin
Miembros de la Guía Michelin han aclarado en varias oportunidades que lo único que se evalúa es la calidad de la comida

Según expresa la misma Guía Michelin en una antigua oferta de trabajo, el puesto es demandante, llegando a implicar “hasta tres semanas de viaje al mes y un mínimo de 275 comidas de inspección por año”. Pero, además de un espíritu viajero y muchas ganas de comer bien, hay otros requisitos que evaluar para la organización.

Rebeca Burr, editora de la Guía Michelin de Gran Bretaña e Irlanda, llegó a explicar algunas de las exigencias para ser inspector. “Normalmente buscamos a gente con experiencia profesional (con estudios de hostelería o algún título similar) y al menos cinco o siete años en el sector, preferiblemente con experiencia como cocinero”, comentó.

Agregó que, cuando se abren vacantes, “buscamos a personas extremadamente comprensivas, observadoras y apasionadas, dispuestas a darlo todo”. Burr aclaró que los expertos no tienen una región específica de su país, sino que deben recorrerlo todo en búsqueda de experiencias. Incluso, a veces implica viajar al extranjero en varias oportunidades. “Es una tarea diaria. Tienes derecho a tener tu vida y ver a tu familia, pero resulta agotador. Implica comer y cenar fuera todos los días y viajar mucho”.

¿Cuáles son las cualidades necesarias? “Atención al detalle, carácter curioso, amor por todo tipo de comidas y una especie de sexto sentido para percibir qué platos merecen una estrella Michelin”, es la respuesta de Burr.

Un trabajo riguroso

Los gemelos Sühring y el buen sabor alemán
Foto vía: MichelinGuide.com

Al momento de recibir solicitudes, los candidatos no solo son evaluados por su experiencia previa, sino que son sometidos a pruebas rigurosas. En primer lugar, deben visitar locales solos y escribir su evaluación del mismo. Luego, repetir el proceso, esta vez en compañía de un miembro del equipo.

Burr también explica que “las estrellas se ganan y se pierden según lo que dicte el plato”, siendo la comida el elemento principal en una inspección. Sin embargo, indica que nunca se deja de lado el servicio y la calidad del entorno de un restaurante en la evaluación.

Vivir de comer y viajar, por más perfecto que pueda ser, no es sencillo y muchos son los filtros para ser un incognito inspector Michelin.

También le puede interesar: Elementos de un gran plato según un experto de Michelin