Newsletter

Síguenos

El pule es el queso que deleita a los serbios

La gastronomía serbia esconde una joya que enamora paladares: el queso pule. Conocido por su calidad y sus características, el producto también resalta por su alto costo.

En un trabajo especial sobre la cocina de esta nación de la península balcánica, la Guía Michelin destacó este insumo, elaborado con leche de burra sin pasteurizar.

El pule es tan delicioso como costoso

Queso Pule - Gastronomía de Serbia
Usualmente se elabora con una proporción de 60% de leche de burra y 40% de leche de cabra / Foto: TheCEOMagazine.com

“Si tiene curiosidad por probar una de las especialidades más famosas de Serbia, puede comenzar con Pule, un queso raro y exclusivo elaborado con deliciosa leche de burra. Estos animales se crían en la región de Zasavica, a unos 80 kilómetros de Belgrado, donde se ordeñan a mano y se crían con sumo cuidado”, explican en la publicación gastronómica.
Medio kilogramo de pule puede llegar a a tener precios elevados, aproximadamente 500 o 600 dólares por poco un kilogramo. Esto se debe a los procesos que necesitan para elaborarlo y al consumo de leche para hacer pequeñas cantidades.

“Son necesarios unos 25 litros de leche de burra para producir tan solo un kilo de este queso, que tiene un sabor intenso e inconfundible, incluyendo un ligero toque ahumado en boca”, añaden desde Michelin. Asimismo, la cantidad de burras es limitada y solo se usan para producir leche durante meses específicos del año.

Incluso, no es normal que este queso se produzca en masa. Usualmente, los expertos en su preparación lo hacen bajo pedido, algo que lo hace más exclusivo.

Queso Pule - Gastronomía de Serbia
La poca leche que producen las burras al año, sumado a los procesos artesanales de su elaboración, hace que el pule tenga costos elevados / Foto: SouthChinaMorningPost.com

Conocido también como magareći sir, el insumo es de color blanco o amarillo pajizo y textura un poco quebradiza y desmenuzable. Hay algunas versiones que incluyen una cantidad de leche de cabra (usualmente un 40%) , según explican portales como Insider y The Cheese Atlas.

Lo normal es dejarlo madurar un mes, lo cual le da unos sabores ligeramente dulces y suaves. Algunos lo comparan, aunque guardando las distancias, con el queso manchego sin madurar.

También le puede interesar: Salers, un queso francés de origen milenario

Con información de GuideMichelin y TheCheeseAtlas

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram