Patatera, el embutido insigne de Extremadura

Morcilla Patatera de Extremadura
Se le conoce también como morcilla patatera, aunque no sea propiamente una morcilla / Foto vía: MatanzaArtesana.com

La gastronomía extremeña no podría estar completa sin la deliciosa patatera. De orígenes humildes, hoy en día forma parte de la tradición culinaria más arraigada de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

Como su nombre lo indica, la patatera tiene relación con las patatas, las cuales son parte esencial de su elaboración. En esencia, los insumos de este producto son carne y grasa de cerdo, puré de patatas, sal, pimienta y pimentón de la Vera. Todo se junta y se combina de buena manera antes de embutirlos en una tripa de cerdo. Su textura es ligeramente cremosa y su sabor es todo un deleite para quien la prueba.

¿Morcilla patatera?

Morcilla Patatera
Su textura es ligeramente cremosa / Foto vía: MundosNuevos.es

Comúnmente, se le suele llamar morcilla patatera. Sin embargo, para muchos esto puede ser incorrecto. Principalmente, por carecer del uso de sangre, insumo fundamental en la elaboración de las morcillas más tradicionales. Como tal, podría estar más relacionada al chorizo.

Sin embargo, parece haber una razón histórica en su denominación como morcilla patatera y todo tendría qué ver con sus orígenes. Según algunas fuentes, este embutido habría surgido durante el siglo XVIII. En aquel entonces, ante la escasez de arroz y cebollas para hacer morcillas, se aprovechó la papa, que tomaba fama luego de ser traída desde América, como sustituto.

El experimentó gustó y poco a poco se popularizó por toda Extremadura, especialmente en la provincia de Cáceres. Hoy en día, no falta en la dieta de muchos en cadi todas las ciudades y pueblos de la Comunidad Autónoma. Incluso, en la localidad Malpartida de Cáceres, se le rinde honores cada año en la “La Pedida de la Patatera”, celebración que se lleva a cabo el martes de Carnaval y en la cual se consumen cientos de kilogramos de morcilla patatera.

Embutidos españoles
Se puede disfrutar solo, con pan o en diferentes recetas / Foto vía: LaDespensaDecasar.es

Este embutido se suele presentar en forma de herradura. Se puede comer tanto fresca como cocida. Por sus características, es ideal para disfrutarla sola, para apreciar bien sus sabores, con una rebanada de pan o como acompañante de algunos platos. Los locales aman degustarla junto con una copa de vino de pitarra, de gran arraigo en la región.

También le puede interesar: ‘Nduja y Sopressata: delicias de Calabria

Con información de TasteAtlas y LaChinata