Newsletter

Síguenos

Hay pastas con formas especiales, sepa cómo son

Con la pasta se alcanzó una de las más altas expresiones de fusión entre el imaginario popular y la gastronomía, especialmente con las pastas cortas y las que son para sopa. En ese sentido, muchas de ellas inspiradas en objetos cotidianos y en elementos de la naturaleza.

Existen muchísimas variedades que, actualmente, responden a las necesidades culinarias y a los gustos de cada región. Así, la longitud, la forma y el grosor no son resultado del azar, sino que se ajustan a diferentes estilos y a una salsa determinada.

Hay algunas pastas con formas especiales. Una de ellas es fusilli, que es una especialidad originaria de Torre Annunziata, una localidad del sur de Italia próxima a Nápoles. También se denominan fusilli corti, ya que existe otra variedad de igual forma, pero de longitud similar a la de un spaghetti.

Pastas. Fusilli
Fusilli / Foto: The Spruce Eats

Uno de los tipos más antiguos es la lasaña. Es ligeramente más gruesa que la pasta larga. En el caso de los canelones, una vez cocidos, se enrollan con algún tipo de relleno en su interior.

Está ruote di carro, diseño inspirado en las ruedas de los carros tradicionales. Proviene de la isla de Sicilia, donde es muy consumida. También se le llama rotelle.  

Para todos los gustos

En el caso de los ñoquis, los verdaderos están hechos con masa de papa. Está agnolotti que en Emilia Romaña se conoce como tortelli. Su relleno típico es el de espinacas y ricota y se acompañan con mantequilla y abundante parmesano rallado o por salsas muy suaves.

Ñoquis
Ñoquis / Foto vía: Cuk-it.com

Muy similares a los tortellini son los cappelleti, pero están hechos con una pasta cuadrada en lugar de redonda para que se forme un pico. Los tortelloni son la versión “gigante” de los tortellini. Todos son originarios de Bolonia.

Otras de las pastas de la misma región, Bolonia, son unos lazos que en Italia se conocen como farfalle, cuyos bordes pueden ser lisos o cerrados y se sirven acompañados de salsas ligeras.

Los raviolini son pequeños círculos de pasta que han sido untados con un relleno, generalmente de carne y doblados por la mitad. También están los raviolis enriquecidos, cuya pasta rellena con tomate, espinaca y huevo, es de forma rectangular. 

Farfalle
Farfalle / Foto vía: Freepik.es

Algunas pastas para sopas

Alfabetini es el nombre de esta divertida pasta para sopas, que hace referencia a su forma, que representa las letras del abecedario.

La tubetti es una de las pastas cuyo sabor se combina perfectamente con sopas de vegetales o legumbres. También pueden recibir el nombre de ditali lisci. Cuando los tubitos son más largos se llaman ditaloni.

Hay otra que se llama acini di pepe, cuyo nombre significa en italiano en bolitas de pimienta, aunque también se le conoce como peperini. Al ser muy fina, es muy recomendable para las sopas ligeras.

Pastas. Farfalline
Farfalline / Foto vía: Sharethepasta.org

Farfalline, estos pequeños lacitos son la versión para sopa de sus hermanas mayores, los lazos. Los platos de sopa o potaje con farfalline son especialmente apreciados durante el invierno.

Por ejemplo, el tortellini, en el norte de Italia, es acompañado con caldo, y es símbolo de grandes ocasiones.

Otra de las pasta es conchiglie (conchitas), que cuenta con tres tamaños. Las más pequeñas se utilizan en sopas y las de mayor formato se cocinan rellenas. Las medianas son más comunes y se acompañan con salsas.

También le puede interesar: Comté, el queso de las montañas del Jura

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram