Moluscos para consentir a sus invitados

moluscos

Moluscos es un término que se emplea en gastronomía para designar a los maricos pequeños con concha, como los mejillones, las ostras y las vieiras. Existen dos tipos: los bivalvos (berberechos, chirlas, almejas, ostras, mejillones, etcétera), y los univalvos (bígaros y todo tipo de caracoles).

Es imprescindible comprarlos vivos, es decir, cerrados. Si están entreabiertos, deben cerrarse al tocar la concha. Utilice el calor para abrirlos y no ingiera nunca moluscos que permanezcan cerrados después de la cocción.

Son ricos en vitaminas y sales minerales y contienen una gran variedad de proteínas recomendables, así como una cantidad prácticamente nula de lípidos.

Ahora bien, los moluscos son alimentos que apenan necesitan adornos, pues parecen haber nacido para una fiesta o encuentro entre amigos. Porque sí, los moluscos son un ejemplo inigualable, aderezados con una salsa y servidos en sus propias valvas.

A continuación cuatro opciones a preparar, para lucirse y sorprender a sus invitados. Todas para 24 unidades.

Otras con jamón y vinagre balsámico

Ostras con jamón

Ingredientes

  • 24 ostras
  • 2-3 cucharadas de aceite balsámico
  • 6 lonjas de jamón
  • Pimienta negra

Preparación

  • Disponga las ostras sobre una bandeja de horno y rocíelas con el aceite. Pique el jamón y espárzalo sobre las ostras. Espolvoréelas con pimienta machacada y ásela al grill durante 1 minuto, o hasta que el jamón quede crujiente.

Vieiras con salsa holandesa al limón

Vieiras con salsa holandesa
Foto vía: Hogarmania

Ingredientes

  • 24 vieiras
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 45 g de mantequilla
  • 1 cucharada de cebollín troceado
  • Sal y pimienta

Preparación

  • Con un cuchillo afilado, separe con cuidado 24 vieiras de las valvas, con un corte lo más limpio posible, y retire el hilo intestinal. Lave las valvas con agua temperatura ambiente y caliéntelas sobre una bandeja en el horno a 180°C durante 5 minutos. Ase las vieiras a la parilla o fríalas de 2 a 4 minutos, y póngalas de nuevo en las valvas.
  • Para la salsa, mezcle la yema de huevo y el jugo de limón, en un robot de cocina o licuadoras 30 segundos. Con el motor en marcha, vierta la mantequilla fundida en un hilo (bátala en un recipiente si lo prefiere).
  • Pase la salsa a un recipiente, agregue el cebollín y salpimiéntela. Ponga una cucharadita sobre las vieiras y sírvalas.

Ostras con estragón

abrir ostras

Ingredientes

  • 24 ostras
  • 1 cucharada de estragón picado
  • 1 cebolleta pequeña picada finamente
  • 2 cucharaditas de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  • Extraigas las ostras de las valvas. Lave las valvas y resérvela. Mezcle las ostras con el estragón, la cebolleta, el vinagre, el jugo de limón y el aceite de oliva. Refrigérelas tapadas 30 minutos.
  • Coloque las valvas en una fuente y ponga encima las ostras. Rocíelas con la vinagreta restante.

Mejillones con salsa Bloody Mary

Mejillones

Ingredientes

  • 24 mejillones
  • Jugo de limón
  • Sal

Salsa

  • 2 cucharadas de vodka
  • 2 cucharadas de jugo de tomate
  • Jugo de un limón
  • 2 cucharadas de salsa Perrin’s
  • Tabasco
  • ¼ de sal de apio

Preparación

  • Frote los mejillones y quíteles las barbas (deseche los abiertos o que no se cierren al darles un golpecito). Hiérvalos o cuézalos al vapor en una olla con el jugo de limón y 1 cucharada de agua durante 2 o 3 minutos. Extraiga los que se abran y deseche los que estén cerrados. Retire la valva superior. Pase un cuchillo bajo el mejillón para separarlo de la valva. Dispóngalos sobre las valvas en una bandeja de horno cubierta con una capa de sal para nivelarlos y evitar que se vuelquen.
  • Para la salsa, mezcle el vodka, los jugos de tomate y limón, la salsa Perrin’s, un chorro de tabasco y la sal de apio.
  • Eche 1 cucharadita sobre los mejillones y hornéelos unos segundos, o hasta que la salsa se caliente. Sírvalos con pimienta negra.

También le puede interesar: Los mariscos, apreciables “tesoros” marinos