Mantequilla de Soria, un gran producto español

Mantequilla de Soria España
El lácteo se puede conseguir en tres variedades: natural, dulce o salada / Foto vía: TasteAtlas.com

Para nadie es un secreto que España es la cuna de productos gastronómicos excelentes. Entre esta infinidad de delicias, la mantequilla de Soria merece atención por todo el potencial que tiene para ofrecer.

Como su nombre lo indica, es un insumo elaborado en la provincia de Soria, al centro norte del país, perteneciente a la comunidad Autónoma de Castilla y León. Allí, en un total de 169 municipios, se elabora este lácteo que enamora paladares y es ideal como acompañante.

Tal es la calidad de la mantequilla de Soria, que posee la Denominación de Origen Protegido (DOP) desde 2004. Esto, luego de años de esfuerzo y lucha por parte de los productores de la misma.

La deliciosa mantequilla de Soria

Mantequilla de Soria DOP
Ostenta la DOP desde 2004 / Foto vía: DeVinosConAlicia.com

Según expone el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España (MAPA), esta mantequilla debe hacerse dentro de la provincia antes mencionada. Además, elaborarse “a partir de la materia grasa de leche de vaca de las razas frisona, pardo alpina o de sus cruces entre sí”.

Con una tradición que tiene varias décadas, los métodos de preparación se han perfeccionado hasta llevarla a ser un insumo que llama la atención. “La utilización exclusiva de la leche de las ganaderías sorianas y el empeño de los elaboradores en seguir la tradición y en proteger la identidad de este producto, son los elementos que arraigan la Mantequilla de Soria a su lugar de origen”, citan en el portal oficial del Consejo Regulador del producto.

Mantequilla de Soria en España
Foto vía: EuropaPress.eu

Se produce en tres variantes, natural, salada y dulce, cada una con sus particularidades que hacen que sea versátil para todos los gustos:

  • Natural: Caracterizada por su color marfil pajizo. Describen que tiene un aroma suave a nata fresca, mientras que en boca tiene una acidez baja y en textura una viscosidad moderada.
  • Salada: En este caso, su coloración es entre hueso y marfil. Su apariencia al corte es un poco más rústica y puede ofrecer olores de nata un poco más madurada. Claramente, su toque salado es su principal diferencia con la anterior.
  • Dulce: En la web del MAPA indican que tiene un gusto dulce y ligeramente ácido, con algunas notas que pueden recordar al azúcar caramelizado. Tiene una textura más suave, aunque no deja de ser compacta y sigue ofreciendo aromas a nata.

También le puede interesar: Seis delicias de Burgos que debes probar