Newsletter

Síguenos

Maneras creativas de utilizar mantequillas

La mantequilla es uno de los ingredientes más consumidos en el mundo y está presente en casi todas las cocinas, sin importar cultura o tradiciones. Existen varios tipos de mantequillas con sus diferentes características.

Por ejemplo, las mantequillas de frutos secos que, además de nutritivas, son una excelente manera de añadir sabor a las recetas. También la muy conocida y difundida mantequilla de maní y cremosas variaciones hechas con almendras, merey y nueces. Por otra parte, están las mantequillas de semillas de girasol, auyama y sésamo.

Incluso, hay mantequilla de nuez de soya para las personas con alergias a frutos secos y semillas.

Aunque hay usos básicos de la mantequilla en la cocina, muchas son las opciones.

Para untar y como salsa

mantequilla

En lugar del hummus convencional, intenta algo diferente. Prueba con garbanzos mezclados con mantequilla de almendras y un chorrito de salsa picante. Usa la mantequilla de nuez para hacer aperitivos deliciosos o combina la mantequilla de anacardo con alcachofas, para un delicioso dip de alcachofa y anacardo.

En sopas

Sólo una pequeña cantidad de mantequilla de nuez puede añadir una cremosidad especial a las sopas, como a la sopa de auyama con trocitos de pan.

En salsas

Las mantequillas se suelen utilizar para preparar infinidad de salsas. Las de frutos secos en verduras, pastas o en cualquier otra proteína de origen vegetal van muy bien.

Intenta incorporar una salsa de almendras a las verduras a la parrilla, al tofu al horno con hummus o untándola sobre mazorcas horneadas.

En aderezos para ensaladas

Ensalada de espinaca y aguacate

Las de frutos secos pueden convertir una ensalada simple en una sensacional. Los aderezos de mantequilla de anadardo o de macadamia realzan el sabor de las ensaladas de frutas tropicales o de la ensalada Nicoise.

En batidos

Una cucharada de mantequilla de nuez aporta proteínas y sabor a los batidos mañaneros. Puedes crear delicias refrescantes y cremosas con la mantequilla, como un batido de mantequilla de merey con piña o tal vez un batido de mantequilla de almendras con plátano.

En platos principales

El cielo es el límite cuando se trata de usar cremas o mantequillas de frutos secos en los platos principales. Dos buenos ejemplos son la crema de merey sobre un guiso con curry y mantequilla de nuez sobre una crema de verduras.

En el desayuno

Mantequilla, un ingrediente fundamental en la cocina

Comienza el día con un poco de mantequilla de nueces y notarás la diferencia. Con solo incorporar un poco de mantequilla de almendra o mantequilla de nuez en tu avena por la mañana o añadir mantequilla de nuez en un lote de ponquecitos o magdalenas tendrás más energía durante el día.

En postres

Aparte de las conocidas galletas de mantequilla de maní, hay otros usos de las mantequillas de frutos secos para hacer un postre delicioso. Inténtalo añadiendo mantequilla de almendras a tu receta de cheesecake o un poco de mantequilla de merey a la receta de mousse de chocolate o a la masa de brownie.

Opciones lácteas

La mantequilla de merey, con su sabor suave, es quizás la más versátil de todas las cremas de frutos secos. La utilizan para hacer queso crema vegano, crema agria y mayonesa.

Y, por supuesto, en sándwiches

Sándwich

Ir más allá de la clásica mantequilla de maní para untar en los sándwiches es posible. Puedes incorporar crema de berenjena con salsa de ajo, limón y nuez a tus emparedados. Pasar a las quesadillas mantequilla de almendra o a los wraps de tofu con vegetales.

También le puede interesar: Consejos para hacer la ensalada de frutas perfecta

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram