Todo lo que debe saber sobre las ostras

ostras

El consumo y el uso de las ostras datan de la antigüedad. Existe evidencia de que los hombres de las cavernas sudafricanas se reunían y disfrutaban de este delicioso molusco hasta 164.000 años atrás.

El examen de algunos middens australianos prehistóricos (depósitos de desechos de la cocina de la ciudad) reveló el contenido de un alto número de conchas de ostras de hasta diez mil años de antigüedad, lo que sugiere el valor nutricional que esas florecientes sociedades le otorgaban a estas delicias marinas.

Para el año 9 a.c los romanos comenzaron con la primera cría de ostras luego que un magistrado llamado Orata decidiera que quería cultivarlas él mismo, declarando su cosecha de cuerda como las mejores ostras de toda Roma. Su gloria no duró mucho tiempo ya que pronto comenzaron a importarlas desde la antigua Gran Bretaña.

Ostras, un afrodisíaco natural

De todos los alimentos que se dice que despiertan el deseo sexual, tal vez ninguno ha obtenido una fama tan lujuriosa como la humilde ostra. Desde los primeros días, los seres humanos las han venerado como símbolo de la fertilidad y la libido, debido a su innegable parecido con ciertas partes íntimas de la anatomía femenina.

De hecho, las ostras disfrutan de una larga historia como estimulantes de la seducción romántica. Se rumora que el famoso amante veneciano Casanova las consumía por docenas para consolidar aún más su virilidad en el dormitorio.

Equipos científicos estadounidenses e italianos han determinado que algunos moluscos, en efecto, contienen niveles altos de aminoácidos que se dice que aumentan la libido.

También te puede interesar: Té de leche: una de las bebidas más populares de Hong Kong