La ratatouille, un plato de verduras bien logrado

La ratatouille
Foto vía: vitalgrill

La ratatouille es un plato francés muy conocido. Para muchos sigue estando presente la famosa escena de la película animada de Disney, del mismo nombre de esa preparación. Allí, el malhumorado crítico gastronómico, Anton Ego, prueba un plato, tan delicioso y prodigiosamente hecho, que prácticamente delira y se retuerce en el recuerdo de su infancia, cuando su madre lo cocinaba.

Esta delicia provenzal es la unión más lograda de las cuatro verduras típicas del Mediterráneo. En efecto, aunque las proporciones merezcan juicios diversos, todo el mundo está de acuerdo en que la ratatouille incluye tomate, pimentón, berenjena y calabacín. Además de ajo, un ramillete de hierbas y aceite de oliva en abundancia. Lo que se discute vivamente es si la albahaca mejora o dinamita la receta.

Pero en líneas generales, el calabacín y la berenjena son ingredientes principales. El colorido lo dan los pimentones rojos y verdes, que se dividen en dos, y tras quitarles las semillas, se trocean.

El aceite de oliva es fundamental, al igual que las cebollas, que se doran muy ligeramente. También las berenjenas y los pimentones tienen mayor sabor cuando previamente se rehogan un poco. Tras los calabacines, se agregan los tomates, que han de estar totalmente maduros.

Dos técnicas utilizadas

Ahora bien, las opiniones son muy divergentes en relación con el modo de su preparación. Los puristas insisten en sofreír por separado cada variedad de verdura hasta alcanzar el grado de cocción deseado. También se prepara separadamente la salsa de tomate, ajo y las hierbas.

De hecho, algunos llegan al extremo de presentar en una fuente de cerámica provenzal, en capas separadas por la salsa de tomate, las diversas verduras cocidas en su punto preciso. Esto eleva indudablemente a la ratatouille al nivel de una obra de arte culinaria.

La ratatouille

Según el otro método, se juntan las verduras en un caldero, se vierte sobre ellas la salsa de tomate y se cuecen lentamente. Es el procedimiento más sencillo y más rápido, por tanto, el más utilizado. Es evidente que quien prepara separadamente las verduras de diferente cocción no corre el riesgo de perder el dominio de la situación, pero renuncia al contenido aromático pleno.  

Cómo hacer la ratatouille

Independientemente de que hayan hervido todos los ingredientes juntos o de que la verdura se haya cocido por separado, la ratatouille no sólo ha de presentarse caliente o templada, como guarnición de carnes o de pescados, o como plato principal. También puede comerse como un primer plato frío y refrescante.

Ingredientes

  • 4 calabacines pequeños
  • 2 berenjenas
  • 2 pimentones rojos y otros 2 verdes
  • 4 tomates carnosos
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 8 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta recién molida
  • 1 ramillete de hierbas: perejil, romero, mejorana, tomillo y estragón.

Preparación

  • Corte los calabacines en rodajas de 1 cm de grosor y las berenjenas en dados. Divida en dos mitades los pimentones, quíteles las pepitas y trocéelos. Escalde los tomates, pélelos y pártalos en cuartos. Pique las cebollas y los ajos.
  • Caliente el horno a 180 grados.
  • Caliente el aceite de oliva en un caldero grande y dore ligeramente la cebolla. Luego, agregue la berenjena y el pimentón y rehogue.
  • Poco después, incorpore el calabacín y el tomate.
  • Salpimiente las verduras y espolvoree con el ajo picado.
  • Mezcle todos los ingredientes a fondo, pero con cuidado, cloque el ramillete de hierbas sobre las verduras y tape el caldero.
  • Introduzca el caldero en el horno y deje que las verduras se cuezan durante 1 hora. O bien tape el caldero de las verduras y déjelas a fuego lento entre 50 a 60 minutos. Retire las hierbas y sirva la ratatouille.

También le puede interesar: Cómo quitarle el amargor a la berenjena