Newsletter

Síguenos

Huevo milenario, una particular delicia asiática

Cada gastronomía esconde secretos interesantes que vale la pena conocer. En el caso de la culinaria china, uno de estos es el huevo milenario, una preparación de sabores y aromas fuertes.

También conocido como huevo centenario, es una tradición con muchos años de existencia que se disfruta en China y en algunos países cercanos de la región. Su preparación es, si se quiere, curiosa, pues requiere de un huevo de gallina, codorniz o pato, que se envuelve en una mezcla de elementos como arcilla, sal, ceniza de madera y cal.

Huevo Milenario - Gastronomía asiática
El huevo se puede dejar reposar por semanas e incluso meses / Foto: Mashed.com

Este proceso suele durar algunas semanas e incluso se puede extender por unos meses. Así, la clara adquiere una consistencia gelatinosa y un color entre marrón oscuro y negro, mientras que la yema adquiere tonos verdosos.

Según el portal MasterClass, dedicado a clases de gastronomía, el huevo milenario tiene “un sabor salado y tiene una textura suave y cremosa cuando se come”. En cuanto a su aroma, algunos lo comparan con quesos fuertes con mucho tiempo de añejamiento.

Los detalles del huevo milenario

Huevo Milenario - Gastronomía asiática
Usualmente se sirve como aperitivo / Foto: TasteMade.com

Su origen como tal es un misterio, pues su existencia se remonta a mucho tiempo atrás. Sin embargo, se dice que todo nació luego de que un agricultor encontrara unos huevos que pasaron un tiempo sumergidos en agua con cal.

Como aperitivo, el huevo milenario se sirve con un poco de salsa de soya y jengibre, y se puede comer tanto crudo como cocinado. En este segundo escenario, se puede incluir en diferentes platos como el congee, hecho con arroz, entre otros.

“Existe la idea errónea de que los huevos milenarios están podridos o estropeados, pero si se hacen correctamente, están libres de bacterias o moho y son perfectamente seguros para comer”, agrega MasterClass.

Hoy en día se puede encontrar huevo milenario tanto de producción industrial como hechos de manera artesanal. Los primeros, normalmente, tienen un tiempo mínimo de curación de 15 días antes de salir al mercado.

También le puede interesar: Douhua, un pudín asiático de tofu

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram