Newsletter

Síguenos

Huesos de santo, un postre para recordar

El Día de Todos los Santos es ideal para disfrutar de varias preparaciones que se sirven y se disfrutan durante esta fecha. Una de ellas, clásica en la culinaria española, son los huesos de santo.

Con un rico sabor, también tienen una deliciosa aunque incierta historia. Consiste en un cilindro hueco de mazapán que se rellena con una crema a base de yema de huevo y que se baña en almíbar.

Huesos de Santo - Gastronomía de España
Suele ser bastante artesanal, siguiendo la receta tradicional, aunque hay versiones más modernas / Foto: Wikipedia.com

No se sabe con exactitud desde cuando se elaboran, pues el mazapán ha estado presente en la gastronomía de la nación ibérica desde hace siglos gracias a la influencia árabe. Sin embargo, se sabe que la primera receta registrada proviene de Francisco Martínez Montiño, jefe de cocina del rey Felipe II. Los huesos de santo son mencionados, específicamente, en el libro Arte de Cocina, Pastelería, Vizcochería y Conservería de 1611.

Se cree, aunque no hay confirmación de ello, que fueron creados por un monje benedictino en respuesta a las fiestas paganas de algunas culturas celtas. A través de este postre, se buscaba rendir honor a los familiares fallecidos. Su origen se debate entre Valencia y Castilla y León, siendo más populares en esta última región.

Los detalles de los ricos Huesos de Santo

Huesos de Santo - Gastronomía de España
La crema de yema de huevo es la más tradicional, pero otros rellenos también son admitidos / Foto: CanalCocina.com

Según explica National Geographic, se elaboran con “un particular color pálido, para imitar en la medida de lo posible que recordasen a los fallecidos, evocando recogimiento, austeridad y plegarias, en lugar de fiestas de fuego, música y baile”.

Su consumo durante los primeros días de noviembre coincide con los tiempos de recolección de almendras, insumo importante en la elaboración del mazapán. Por otro lado, el uso del mazapán para este tipo de fiestas y fechas tuvo gran influencia en América. Hoy en día, muchos son los dulces mexicanos que utilizan este elemento para sus recetas típicas del Día de Muertos, como las calaveritas.

En la actualidad, se siguen disfrutando durante el Día de Todos los Santos con versiones más modernas, que incluyen rellenos variados según el gusto de quien los haga.

También le puede interesar: Pionono, el dulce granadino en honor a un Papa

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram