Langosta al café, una preparación accidentada

Langosta al café
Vía: Pinterest

Muchos de los grandes descubrimientos de la humanidad ocurrieron por error o mera casualidad. La gastronomía no escapa de esta curiosa realidad. La lista de recetas que surgieron por descuido y/o experimentación es sumamente extensa. Un caso icónico es la historia detrás de la exquisita langosta al café, una preparación con toque caribeño de Cuba.

El relato refiere al chef Gilberto Smith Duquesne, quien falleció en 2010 a los 90 años de edad. Según los cuentos del cocinero y sus descendientes, todo ocurrió en Francia. En aquellos años del siglo pasado el cubano era el cocinero de la embajada de su país en París.

En esa situación se encontraba elaborando un plato especial para invitados de la embajada. Durante el atropellado dinamismo que conlleva la alta cocina ocurrió un leve, pero a la vez drástico accidente. Gilberto derramó su taza de café entera donde preparaba una deliciosa langosta. El tiempo apremiaba y no había margen para empezar de nuevo. Ante la eventualidad, el cocinero decidió arriesgarse e intentar aprovechar el problema para convertirlo en solución.

El nerviosismo se apoderó de su cuerpo. El plato fue servido entre los comensales con altas expectativas personales. El resultado fue un éxito, todos quedaron encantados con ese toque distintivo. Desde ese momento la preparación se convirtió en una propuesta insigne de Smith.

El rey de la langosta

Gilberto Smith Duquesne

Nacido en el 31 de diciembre de 1920, Gilberto Smith Duquesne cuenta con una trayectoria llena de respeto y experiencias. Se formó en la academia culinaria del país europeo donde trabajó parte de su vida. Además de ser el chef de la embajada cubana en Francia, fue presidente de la Federación Culinaria de América Latina y el Caribe, miembro de honor de la Asociación Mundial de Chefs, entre otras distinciones.

Es conocido popularmente con el apodo del “Rey de La Langosta”, por ser este insumo su especialidad. Incluso, se le atribuyen más de 200 creaciones originales, la mayoría con este marisco.

Durante su carrera cocinó para personalidades importantes, como el exrey español Juan Carlos I, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, el diseñador Paco Rabbanne y muchas más.

Una muestra más de cómo lo que puede parecer un problema grave o leve puede tornarse algo beneficioso. El relato del chef demuestra que solo hay que saber orientar las cosas luego de algún problema.

También le puede interesar:  Los fettuccini all’Alfredo y su verdadera historia