Fouace, la rosca de levadura francesa

Fouace
Foto vía: Rodez Tourisme

Los romanos designaron el pan elaborado en casa con el nombre de panis focacius, de donde derivan las palabras francesas fouace o fougasse. En un principio se trataba solamente de una especie de torta.

Pero, al conocerse mejor los ingredientes y los procesos de cocción, la fouace empezó a subir y a adquirir forma, muchas formas distintas, en los hogares de Francia. Se preparaba en ocasiones especiales en Navidad, en Pascua, en Pentecostés, en bautizos o en bodas. Se utilizaba la mejor harina de trigo, la más fina, y pronto se le agregaron leche, huevos, mantequilla, miel y, posteriormente, azúcar.

Ahora bien, como antiguamente apenas se disponía de horno propio, la fouace se cocía en ceniza caliente. Entretanto, se había convertido en algo muy sustancioso y contundente, pero no resultaba todavía ni esponjosa ni ligera.

Estas cualidades se las prestó la levadura, que aproximó su preparación a la del brioche. Al ser tan sabrosa y un alimento tan básico, se extendió ampliamente, aunque cada región introducía su propio matiz.

Distintas versiones

Fouace
Foto vía: Guy Demarle

Ejemplo de ello es que en las regiones francesas de Languedoc y en Rosellón las fouaces se presentan como tartas planas y dulces cocidas en placas o como tartas en forma de rosquillas muy sazonadas con incrustaciones de chicharrones.

En Provenza se sazonan con anís o en ocasiones se les agrega aceite de oliva. En Auvernia y en Aveyron aparecen con frutas confitadas o con ciruelas pasas. Para darles aroma también el agua de azahar o a la ralladura de limón.

Sin embargo, la localidad de Laguiole (en Aveyron) se ha convertido en una plaza fuerte de la fouace. Allí se elaboran hermosas y esponjosas roscas, que se adornan con chignons, que son pequeñas rosquillas de masa decorativas.

La fouace se come no sólo en el desayuno o en la merienda, sino que también se sirve como postre con crema Chantilly, helado o fruta, o como aperitivo.

Cómo hacer la fouace

Fouace

Esta receta debería comenzarla a trabajar el día anterior. De hecho, esta variante de fouace para el consumo doméstico se puede enriquecer con uvas pasas, y cualquier otro ingrediente, según su gusto.

Ingredientes (6-8 raciones)

  • 15 g de levadura
  • 100 ml de agua templada
  • 250 g de harina de trigo
  • 2 huevos batidos con la batidora
  • 1 cucharadita de sal
  • 75 g de azúcar
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 100 g de mantequilla

Preparación

  • Un día antes, forme una masa con la levadura, el agua y 50 g de harina. Tape y deje fermentar durante 1 hora. Luego, tamice encima la harina restante, añada los huevos y amase enérgicamente durante 10 minutos. Agregue la sal, el azúcar y el agua de azahar. Por último, incorpore la mantequilla blanda hasta conseguir una masa homogénea que se tapa y se deja fermentar durante 3 horas.
  • Después, vuelva a amasar a fondo y manténgala cubierta toda la noche en un lugar frío o en la nevera.
  • A la mañana siguiente, precaliente el horno a 225°C, forme una rosca uniforme y hornéela durante 40 minutos o hasta que esté dorada.

También le puede interesar: El croissant, un preferido del desayuno parisino