¿Cómo evitar los grumos en la salsa bechamel?

Salsa bechamel sin grumos

La salsa bechamel se ha popularizado por su uso en la elaboración de platos gratinados que contienen pasta, verduras, carne o pescado, tanto en las cocinas profesionales como amateur. Solo se necesita leche, harina, mantequilla y sal, ingredientes básicos que no pueden faltar en la cocina.

Muchas veces, cuando se ponen manos a la obra, surgen pequeños problemas. Queda muy espesa, demasiado líquida o aparecen esos molestos grumitos que interfieren en su densidad. Para que esta salsa salga a la perfección, se deben tener en cuenta ciertos aspectos con respecto a medidas, temperatura (al agregar la leche) y tiempo de cocción.

Salsa bechamel sin grumos

  • Las cantidades dependerán de lo que se requiera, pero, a modo de ejemplo, para un litro de leche se necesitan 45 gramos de harina de trigo, 44 gramos de mantequilla y 10 gramos de sal. Ahora, si la receta que lleva bechamel exige que esta sea más espesa, se agregará más harina y menos leche.
  • Para comenzar, debe cocinarse harina con mantequilla a fuego bajo para obtener un roux (espesante), que será la base de la salsa.
  • Luego se irá incorporando leche. En este punto hay que prestar especial atención, porque la leche debe haberse hervido previamente y tiene que estar más caliente que tibia.
  • Se comienza entonces el proceso, vertiendo un poquito de leche en el roux (se reserva el resto para el final) y revolviendo para obtener una pasta suave. Se debe mezclar muy suavemente y con un batidor de mano.
  • Al obtener una crema homogénea, se añade el resto de la leche y se sube el fuego. Basta con contar hasta 10 y ya está lista.
  • Si se escapó algún grumito, se puede colar.
  • Otra opción para reparar la crema es llevarla a un bol y batir con el batidor de mano, echando un poquito más de leche. Esto se retorna a la sartén y se sigue el mismo método, removiendo y sumando más leche, de acuerdo al punto deseado.
  • Al momento de conservarla, se debe cubrir con papel film, sin que este toque la crema. El tiempo en la nevera no debe superar los tres días.

También te puede interesar: ¿Cómo hacer reducciones de vino?