Newsletter

Síguenos

Erizo de mar, una carne exquisita

Desde la época de la antigüedad, los gastrónomos griegos y latinos celebraban el agradable sabor de los erizos de mar. En las celebraciones festivas, estos animales con púas se preparaban junto con las ostras. Constituían el colofón de un banquete y además contribuían a revitalizar una virilidad en declive.

Como el erizo de mar se alimenta fundamentalmente de plancton, algas y otros vegetales, en él se concentra el sabor del mar. Dado su alto contenido de yodo y de sales minerales, este delicado animal es un remedio eficaz contra los males de garganta.

Erizo de mar

Los erizos se encuentran en todos los mares de las zonas climáticas templadas y frías, de hecho, algunas de sus variedades sólo pueden localizarse en las aguas poco profundas de las costas en días en que no hay viento y el mar está tranquilo. Por lo general, prefieren ubicarse entre rocas y arrecifes de colares. Otros se ubican en fondos marinos y a muchos metros de profundidad.

Se extraen del agua con una especie de tenaza. Una vez fuera del mar, los erizos se descomponen rápidamente. De ahí que los expertos consuman su delicada carne inmediatamente después de su captura. Por supuesto, cruda, con un poco de limón. En caso contrario, el erizo una vez fuera del agua debe conservarse en hielo.

Con sumo cuidado

Y es que precisamente para comer su carne, primero se abre la boca del animal con unas tijeras o con un cuchillo afilado, luego se corta con unas tijeras la parte plana que rodea la boca y se extrae el agua del mar. Es el momento de arrancar del interior los trocitos de carne de color entre naranja y rojo púrpura (se trata de glándulas genitales de los machos y de las hembras) y de comerlos crudos.

Erizo de mar

En ocasiones la carne se cocina ligeramente o se gratina con sidra o vino espumoso, pero hay quienes lo hacen con huevos revueltos, en este caso, para obtener un sabor más fuerte.

Algunos fabricantes comercializan los erizos de mar en forma de conservas. Por ejemplo, para obtener el caviar de este animal, se arranca primero el caparazón a las hembras y después se extraen con mucho cuidado las delicadas huevas. Este producto es tan exquisito como caro. Con él también elaboran paté, con merluza y mantequilla. Sea un producto u el otro, permiten mejorar sopas, salsas y huevos revueltos.

También le puede interesar: Galicia en una empanada

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram