El yogur griego y el natural: ¿Qué los diferencia?

el yogur griego y el natural, aliados en la cocina
Presentaciones con yogur / Foto: Cocina y Vino

Antes de conocer la diferencia entre el yogur griego y el natural, conozcamos qué es el yogur. El yogur es leche coagulada que se obtiene por fermentación láctica. La leche se fermenta con unas bacterias llamadas lactobacillus bulgaricus y streptococcus thermophilus. Las bacterias dan gusto y consistencia, lo que da como resultado un alimento saludable con un bajo nivel de lactosa. Con la fermentación bacteriana, la lactosa (azúcar de la leche) se transforma en ácido láctico, logrando que el yogur sea mucho más digerible que la leche.

El yogur griego y el natural

Ya sabemos qué es un yogur. Ahora te vamos a aclarar la diferencia entre el yogur griego y el natural. El yogur griego se elabora igual que un yogur natural. Es decir, se fermenta con las mismas bacterias. La única diferencia en el proceso de elaboración es que a la leche se le extrae el suero, consiguiendo de este modo un yogur con mayor consistencia y cremosidad.

El resultado es que el yogur griego tiene un índice de grasa superior (en torno a un 8%) y, aproximadamente, el doble de proteínas que un yogur natural.

La famosa salsa griega denominada tzatziki tiene entre sus ingredientes fundamentales el yogur griego. ¿La has probado? ¡Es deliciosa!

¿Cómo preparar tzatziki?

Aderezo de yogurt y pepino

Es una salsa muy sencilla de elaborar que solo requiere pepino, yogur griego sin azúcares añadidos ni edulcorantes, aceite de oliva virgen extra, ½ diente de ajo, zumo de limón, menta o hierbabuena, pimienta negra y sal.

Pela y ralla un pepino grande. Sálalo y déjalo en un escurridor para que suelte el agua. Paralelamente, mezcla unos 200 ml de yogur griego, el diente de ajo finamente picado, unas ramitas de hierbabuena bien picadas, unas gotas de zumo de limón, sal y pimienta. Añade el pepino, remueve bien y deja unas horas en la nevera.

Resultará delicioso para aderezar ensaladas, untar pan o disfrutar de unas crudités.

¿Qué hay del yogur natural?

El yogur natural es perfecto para tomar solo: tiene pocas calorías y es muy digestible. Al tener una consistencia más ligera que el yogur griego, es ideal para elaborar bebidas. Los batidos con yogur natural son saludables y refrescantes.

Batido de yogur y manzana

Es una receta muy fácil, pero te aseguramos que, con ella, conquistarás el estómago de grandes y pequeños.

Ingredientes

  • 4 yogures naturales
  • 100 ml de leche fría semidesnatada
  • 2 yemas de huevo
  • 4 cucharaditas de miel
  • 2 manzanas peladas y cortada en cuartos
  • 250 ml de agua
  • 1 ramita de canela
  • 2 cucharaditas de canela en polvo

Elaboración

  • En un bol bate bien los yogures con la leche y las dos yemas de huevo. Añade la miel y remueve bien hasta que esta se integre con todos los ingredientes. Reservar en frío.
  • En paralelo, calienta el agua, añade la manzana y la rama de canela y cocina hasta que la manzana obtenga consistencia de compota. Retira del fuego y enfría la compota en la nevera.
  • Cuando todo esté frío, sirve dos cucharadas de compota en el fondo de cada vaso, rellena con el batido de yogur y espolvorea con canela en polvo. Sirve bien frío.

También le puede interesar: Aderezo de pepino y yogur para una buena ensalada