20 ingredientes fundamentales en la dieta mediterránea

Dieta mediterránea
Vía: Wokii

Cualquier despensa que tenga como objetivo tener ingredientes sanos, no debería nunca pasar por alto los que se utilizan en la dieta mediterránea, que además de variados y deliciosos, favorecen la buena alimentación. No en balde, en 2010, la Unesco la declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La dieta mediterránea es de una calidad incuestionable en lo que a una correcta nutrición se refiere. Si usted no recuerda con precisión cuales son estos ingredientes en su totalidad, procedemos a suministrarles los detalles de 20 de ellos.

Tome nota

Anchoas

Anchoas: boquerones en filetes curados en salazón y enlatados o envasados en aceite. El intenso aroma y la concentración de sal se reduce poniéndolas brevemente en remojo en leche o en agua.

Arroz arborio: es de grano corto cultivado en Italia y utilizado para preparar risotto por su elevado contenido en almidón.

Corazones de alcachofas: los brotes comestibles de una planta de gran tamaño de la familia del cardo. Se venden envasados en salmuera o en aceite.

Piñones: frutos secos de alto contenido graso procedentes del pino piñonero. Es uno de los más caros, por el trabajo que implica separar las semillas de las piñas. Al tostarlas desprenden todo su aroma.

Aceite de oliva: el virgen se obtiene del primer prensado de las aceitunas y se emplea en platos crudos o en aliños. Para cocinar use aceite de oliva normal.

Vinagre balsámico: su sabor dulce y almibarado y su color oscuro se deben a su envejecimiento en barricas de madera. Úselo con moderación como aromatizante.

Oruga: hortaliza que se cultiva por sus hojas aromáticas de sabor amargo con un ligero toque picante a mostaza. Se comercializa en manojos, en ocasiones con raíces incluidas.

Alcaparras: botones florales de un arbusto del Mediterráneo y de algunas zonas de Asia. Una vez secadas al sol, se conservan en vinagre o en salmuera. También se venden saladas en tarros. Las hay de distintos tamaños.

Los quesos

Mozzarella de búfalo

Los quesos también son importantes en la dieta mediterránea. Estos son los más representativos.

Parmesano: de consistencia dura, textura granular y aroma característico. Se elabora con leche de vaca descremada o semidescremada y se madura entre dos y tres años en grandes ruedas.

Mozarrella: es fresco, blanco y suave. Originalmente se elabora con leche de búfala, pero actualmente se emplea la de vaca o una mezcla. Se vende envasado al vacío, o en suero o agua. Los bocconcini son bolas individuales.

De cabra: su textura varía de suave y cremosa a blanda y granular, según el grado de maduración del queso. Se comercializa solo o recubierto por una serie de capas de componentes varios, desde hierbas hasta ceniza. Tien un sabor penetrante.

Ricotta: producto lácteo de color blanco y masa blanda y húmeda, obtenido del suero de la mozzarella. Su textura ligeramente granulada, resulta más suave que el requesón.

Feta: es blanco y su consistencia dura, textura granular y sabor suave y salado. Originalmente se elabora con leche de cabra y oveja, pero también se usa la de vaca. Se prensa en ruedas y se conserva en salmuera.

Haloumi: queso salado de consistencia dura aunque cremosa. Se elabora con leche de oveja y se madura en una mezcla de suero y sal. Al derretirse queda suave y cremoso.

Otros más

Aceitunas

Tomates y pimientos secados al sol: de textura gomosa, color oscuro y aroma intenso. Se comercializan en aceite o secos, en cuyo caso deben ponerse en remojo en aceite u otro líquido antes de su consumo.

Aceitunas: hay variedades negras y verdes. De distintos tamaños. Algunas se rellenas de anchoas, almendras o pimientos, otras se salan y se marinan en aceite.

Hojas de parra: se venden en tarros o en envases de plástico en salmuera. Lávelas para eliminar la sal y si son frescas, hiérvalas para que se reblandezcan.

Pastrami: carne de vacuno cocida, curada, ahumada y muy condimentada, que al secarse se cubre con una mezcla de sal, pimienta, comino, pimentón y ajo.

Jamón: pierna de cerdo secada por la acción del aire. La sal elimina parte de la humedad. En su lugar se puede utilizar panceta.

Tomates Roma: son de forma ovoide y paredes gruesas con mucha pulpa y pocas semillas, por lo que resultan indicados para cocinar.

También le puede interesar: Para los franceses sus quesos son un verdadero orgullo