Seis delicias de Burgos que debes probar

La "olla podrida" es uno de los platos típicos de la región

En cada ciudad española hay, sin duda, algo rico que probar y Burgos no es la excepción. En caso de una visita, el buen sabor estará garantizado en suelo burgalés.

Capital de la provincia homónima, que forma parte de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, cualquiera puede estar seguro de que encontrará joyas culinarias en su paso por la urbe.

El sabor de Burgos

Morcilla de Burgos

Morcilla de Burgos
Se suele caracterizar por sus toques picantes / Foto vía: Wikipedia.com

Un clásico de su gastronomía que no puede faltar en ningún momento. Como en otros casos, la sangre, en este caso de cerdo, y el arroz son los ingredientes principales. Mientras, también lleva como añadido cebolla, manteca de cerdo, sal, pimienta, pimentón picante o dulce, orégano, y otras especias.

Tal es su calidad, caracterizada por ser “grasosa y picosa según la tradición“, que posee la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de la Unión Europea. Usualmente se come sola, picada en rodajas o con otros insumos en forma de tapas.

Queso de Burgos

Queso de Burgos
Su textura blanda lo define / Foto vía: LaVanguardia.com

Para muchos, es de los productos más icónicos de toda Castilla y León. Es un preparado de textura blanda y acuosa que se puede hacer con leches de oveja, de vaca o una combinación de ambas. Para los más puristas debe tener, al menos, entre 5% y 10% de leche de oveja para ser denominado como tal.

Una de las formas más tradicionales de comerlo en la ciudad es con un poco de miel y nueces. Aunque también se puede acompañar con dulce de membrillo.

Olla podrida

Cocido de olla podrida
Es una receta muy antigua y bastante consumida en Extremadura y Castilla y León

Puede que su nombre ahuyente a más de uno, pero la verdad es que es una de las recetas más populares en estas tierras. Se trata de un cocido elaborado, principalmente, con alubias rojas o garbanzos, que se preparan en una olla de barro. A este se le añaden otros componentes, donde resaltan algunos como chorizo, morcilla y otros elementos cárnicos, que también pueden ser aves.

Sobre la forma en que se le conoce, algunos historiadores indican que podría ser una variación de olla poderida (poderosa).

Los cojonudos y cojonudas

Cojonudo y Cojonuda
El cojonudo lleva chorizo y la cojonuda morcilla / Foto vía: LaChispaDeLaGastronomía.com

Otras preparaciones de nombres curiosos y llamativos. En este caso, se trata de unas tapas típicas de la región que se diferencian solo por un ingrediente. Ambas se componen de una rodaja de pan, huevo de codorniz frito y pimiento picante como base. ¿El elemento diferenciador?: chorizo en el caso del cojonudo y morcilla en el caso de la cojonuda.

Sopa castellana

Sopa Castellana
El pan le aporta una textura interesante / Foto vía: LaVanguardia.com

También conocida como sopa de ajo en otras regiones, es fundamental en la dieta de los burgaleses. Es esencial en su elaboración la presencia de pan duro, el cual le da una textura distintiva. Además, lleva ajo, chorizo, huevos, vino blanco y pimentón.
Se puede hacer usando solo agua como base, aunque algunas versiones utilizan caldo de verduras. Sin embargo, en su versión más tradicional se opta por la primera opción.

Tierra de asados

Lechón asado
El lechazo se cocina de diferentes maneras / Foto vía: RaízDeGuzmán.com

Dada la gran actividad ganadera de Burgos, abundan las carnes de alta calidad. Por esto, es normal ver preparar grandes asados de res, cordero, cerdo y más.

También le puede interesar: Cádiz: un paseo por sus sabrosos sabores