Consideraciones sobre los pintxos de Andoni Luis Aduriz

Andoni Luis Aduriz / Pintxos
Forman parte de la tradición vasca desde hace muchos años / Foto vía: theworlds50best.com

Para hablar de los pintxos, una de las tradiciones culinarias más queridas y arraigadas en el País Vasco, ¿quién mejor que una figura como Andoni Luis Aduriz? El chef, uno de los más destacados de España y el mundo, compartió algunas consideraciones sobre estas delicias españolas.

Los pintxos son pequeñas preparaciones que se suelen disfrutar antes de la comida principal. Sin embargo, para el chef de Mugaritz, local con dos estrellas Michelin, el asunto va más allá de lo que se come, enfocándose también en cómo se come.

Andoni Luis Aduriz
Andoni Luis Aduriz: “Los territorios comunes son territorios emocionales” / Foto: Carlos Aranguren

Los pintxos nacieron como acompañamientos para personas que se toman una cerveza o una copa de vino en un bar antes de comer o cenar. El nombre se deriva del pincho español, ya que los pequeños bocados tradicionalmente se ‘pinchaban’ con un pincho corto a un trozo de pan. A lo largo de las décadas, esta tradición se perdió a medida que los pintxos se convirtieron en algo mucho más sofisticado”, explicó Aduriz para The 50 Best.

Aquí, algunos comentarios del chef para conocer más sobre esta tradición ibérica.

No están pensados para saciar al comensal

Andoni Luis Aduriz / Pintxos
Lo usual es comer un preparado diferente en cada bar que se visita durante la noche / Foto vía: TheWorlds50Best.com / Katina Rogers

Ya que estas preparaciones se suelen disfrutar antes o después de una comida completa, se hacen en porciones muy pequeñas. “La costumbre vasca es ir al bar del barrio y comer un par de ellos antes de comer o cenar, sobre todo los fines de semana y festivos”, dice Andoni.

Explica que se acompañan del denominado zurito, que es básicamente un vaso pequeño de cerveza.

Se trata de un asunto social

“Los pintxos fueron diseñados para ser comentados, compartidos con amigos y familiares y para que la gente se mueva por la ciudad. Son inherentemente sociales”, agrega.

Lo normal es recorrer locales mientras se bebe una copa, siempre en compañía de amigos y familiares.

Un poco aquí y un poco allá, dice Adruiz

Los bares vascos suelen especializarse en un tipo de receta en particular, como la tortilla, croquetas u otras. Por eso, la tradición es comer un pintxo por local, pasando de un sitio a otro para saborear la diversidad.

“Pregunte a su alrededor para saber por qué es famoso cada bar y muévase a diferentes bares para probar cada especialidad”, indica el chef.

Ojo con los jueves

Lugares para tapear en Donostia
Hoy en día hay presentaciones más cuidadas / Foto vía: Pintxos.es

Andoni Luis Aduriz dice que, en los últimos años, los jueves se han convertido en un día de ofertas en Euskadi, como también se le conoce a esta región. Por eso, para quienes tengan un presupuesto ajustado, salir este día de la semana puede ser una alternativa ideal.

Las propuestas más comunen incluyen una bebida gratis junto al bocado a probar.

Espíritu competitivo

En casi todas las grandes ciudades vascas se hacen concursos en torno a estas preparaciones, aunque en estos casos suelen ser más trabajadas y sofisticadas. “Se juzgan por el gusto, la técnica y la preparación. El bar que gana normalmente ofrecerá su pintxo ganador gratis a cualquiera que quiera probarlo”, explica el español.

Para los puristas, no son tapas

Aunque en esencia compartan el mismo concepto, un pintxo se distingue de una tapa porque los primeros gozan de espíritu vasco en cuanto a sus ingredientes y técnicas de elaboración.

Aduriz indica que esto puede apreciarse en otras regiones, donde sus tapas expresan su identidad gastronómica.

Contando los palillos

Andoni Luis Aduriz
Para Aduriz, un pintxo es diferente a una tapa convencional por su esencia vasca / Foto: Carlos Aranguren

Algo muy frecuente en los bares de Euskadi, era contar, al final de la velada, los palillos en la mesa de los comensales. De esta forma se podía sacar la cuenta para hacer el cobro.

Aunque con la evolución de la gastronomía muchos recintos ya no usan palillos en sus recetas, algunos aún son fieles a esta práctica.

La influencia en la buena mesa regional

“Nuestro menú en Mugaritz se come casi en su totalidad con las manos. Para mí eso no es extraño porque en la cultura vasca la mayoría de los pintxos se come con las manos, así que estoy acostumbrado. Existe un vínculo natural entre eso y el menú de Mugaritz”, comparte Andoni Luis Aduriz.

Esto también se da de forma inversa, con la alta gastronomía influyendo en la manera en que se presentan y se ofrecen los pintxos en la actualidad.

La memoria de Andoni Luis Aduriz

Andoni Luis Aduriz / Pintxos
El palillo es clásico en las presentaciones más tradicionales / Foto vía: theworlds50best.com

“Cuando era niño, mis padres me llevaban al bar todos los domingos a tomar un pintxo. Era un pimiento relleno de mayonesa con mucha carne, rebozado con pan rallado y frito. Soñaba con él toda la semana. Quisiera haber tenido diez cada vez que iba, pero solo se me permitía tomar uno. Nunca olvidaré lo delicioso que estaba”, recuerda.

También le puede interesar: El País Vasco, un destino culinario soñado

Con información de The World’s 50Best