Algunas consideraciones sobre la pasta al dente

la pasta al Dente
Foto vía: SeiousEats.com

Una expresión que ha oído toda persona que haya cocinado, o guste de comer pasta, es “al dente”. En esencia, se trata de ese punto de cocción en el que el alimento conserva cierta firmeza al momento de masticarse, y es importante considerar ciertos aspectos.

Término de origen italiano, en español significa “al diente”. Usualmente, y según los más puristas de la cocina de Italia -y en general de todos los expertos-, la pasta siempre debe hacerse de esta manera, pues cocinarla más allá es todo un sacrilegio culinario.

Algo importante a tomar en cuenta, según los conocedores, es que “al dente” no siempre significa lo mismo. Es decir, hay factores diferenciadores como el tipo de pasta o su acompañamiento, entre otros.

La importancia del tipo de pasta para cocinarla al dente

Pasta corta Penne
El tipo de pasta y la materia prima que la compone siempre tendrá influencia en el proceso de cocción

Hay variantes que son más o menos gruesas que otras y esto evidentemente influye en los tiempos de cocción necesarios para que se cocinen de la manera esperada.

Por ejemplo, los rigatoni son más gruesos, por lo que tardarán más que otras como las conchiglie, mientras, los tagliatele requieren menor tiempo que los espaguetis.

Hasta la materia prima de la pasta también tiene su efecto en relación con el tiempo que puede tomarle estar al dente. Si está hecha con trigo sarraceno o integral, la cocción suele ser más corta que si es con harina blanca. En general, recomiendan vigilar la olla de manera constante para supervisar el proceso y, además, siempre atender las indicaciones del empaque.

¿Hay un truco para saber cuando está lista? Sí

Vigilar la pasta es importante para que no se pase

Hay una manera infalible de saber si la pasta ya está al dente: probándola. Aunque algunos aseguren que trucos como lanzarla a la pared, y ver si esta se pega, sirve para determinar el estado de cocción de la pasta, no hay mejor forma que degustarla.

Por otro lado, es muy importante cortar la cocción una vez que se sienta que la pasta tiene la consistencia deseada. Para ello, hay que tener preparado un colador para sacarla del agua hirviendo al instante. Normalmente, algunos suelen “bañarla” con agua fría para cortar la cocción, pero esto no es recomendable.

Aunado a esto, los conocedores invitan siempre a cocinar la pasta antes de comerla, ya que dejarla reposar puede hacer que se pegue. Una vez que se cuele, servirla y disfrutarla es lo mejor.

También le puede interesar: One pot pasta: una receta todo en uno