Newsletter

Síguenos

¿Aprende cómo salar salmón en casa?

¿Alguna vez te has pregunta cómo salar salmón? Sin duda, esta es una técnica muy utilizada por chefs de millones de restaurantes, tanto para conservar el pescado como para darle ciertas propiedades que permiten numerosas recetas.

La salazón del pescado es una técnica de conservación que data de hace millones de años, al igual que las conservas. En concreto, es un método destinado a preservar los alimentos, de forma que se encuentren disponibles para el consumo durante un mayor tiempo. El efecto de la salazón es la deshidratación parcial de los alimentos, el refuerzo del sabor y la inhibición de algunas bacterias.

Aunque suene complejo, no lo es. Se puede salar salmón en casa de manera sencilla y práctica. Algo que te permitirá hacer recetas mucho más ricas y elaboradas con este delicioso pescado.

Lo ideal es que no cometas estos errores al cocinar salmón y te arriesgues a hacer esta salazón y a aprovechar al máximo este producto del mar. En primer lugar, se debe escoger un buen salmón. Mejor si el corte es un filete o un churrasco no demasiado grueso.

¿Cómo salar salmón en casa?

Salmon

Ingredientes

  • 1/2 kilo de salmón
  • Sal y sal marina (partes iguales, suficiente para cubrir la superficie del pescado)
  • Pimienta negra (recién molida)
  • Eneldo seco al gusto

Preparación

  • Si descongelas el salmón, sácalo cuando aún esté un poco congelado para que sea más fácil de cortar. Si trabajas con salmón fresco, mételo un rato en el congelador para que esté firme.
  • Corta en rebanadas de aproximadamente un centímetro de grosor. Seca con papel absorbente o un paño limpio y mantén en la nevera, mientras preparas los demás ingredientes (no dejes que se caliente).
  • Esparce las sales en un bowl, mezcla con un poco de pimienta (si deseas, agrega un poco de eneldo) y pasa las rebanadas de salmón por esta mezcla, asegurándote de que cubres toda la superficie de cada pieza.
  • Coloca un paño limpio sobre una bandeja y extiende los pedazos de pescado con sal sobre esto. Cubre con otro paño y refrigera durante 24 horas (máximo 48 horas pues ya después absorbe demasiada sal).
  • Si cubres esto en plástico envolvente y lo congelas bien tapado, te puede durar hasta un mes y medio.

Tip: Si le dejas la piel al pescado, una vez listo puedes cortar tiras finas y hacer a la plancha y tendrás un crujiente de salmón salado muy interesante.

También le puede interesar: ¿Conservar champiñones? Conoce los mejores consejos

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram