Newsletter

Síguenos

Caramelo y dulce de leche, diferencias dulzonas

Nada mejor que un rico helado bañado de caramelo, ¿cierto? O unos alfajores rellenos de dulce de leche y borde de coco rallado. ¡Vaya divinidad!, ¿no? Pero ¿qué pasa si la situación se invierte y sobre un rico sundae cae dulce de leche y dentro de esas galletas quebradizas colocan caramelo? Aunque ambos productos se asemejen, son muy diferentes. Sin bien el azúcar es la protagonista, el resto de los ingredientes y el modo de prepararlos varía.

Directo a la olla

El caramelo es sumamente antiguo y básico dentro de la cocina. De hecho, hacerlo se considera de alto riesgo, porque todos los cocineros coinciden en que las peores quemadas se producen por su contacto con la piel. Este se elabora al cocinar azúcar directamente en una olla o sartén, hasta que comienza a oscurecerse y a transformarse en un líquido espeso. Una vez que adquiere esa consistencia, está listo para su uso en diversos platos.

caramelo

Puede ser para bañar cotufas, hacer praliné o como base para flanes, en lo que se conoce como su estado seco. Por otro lado, se puede convertir en salsa al añadirle líquidos como agua, crema de leche o mantequilla. Es así como se cubren tortas, galletas o helados, entre otros.

Entonces, ¿qué es el dulce de leche?

Por su parte, el dulce de leche, también conocido como arequipe, manjar o cajeta, según la región, en ocasiones es considerado un postre en sí o también como una especie de mermelada a base de leche. Se suele comercializar en tubitos o envases para ser consumido solo. A pesar de que se creía originario de Latinoamérica, según un reportaje de la BBC, esta preparación proviene de Indonesia y de allí fue llevada a Filipinas. Posteriormente, los españoles, al colonizar estas islas, lo tomaron y lo esparcieron por el resto de América.

caramelo dulce de leche

A diferencia del caramelo, el arequipe se confecciona calentando leche con azúcar en una olla a fuego muy bajo. Poco a poco, mientras ambos componentes se cocinan, se produce una reacción química que provoca su típico color y consistencia. Por lo general, se le agrega bicarbonato de sodio y, en ocasiones, vainilla. Así es como se puede añadir a postres como tortas, alfajores, panes y donas, entre otros.

En cuanto a consistencia, el arequipe es más cremoso y en ocasiones medio gelatinoso. Su color es más claro que el del caramelo. Además, este último tiene un toque amargo.

Así es como queda claro que caramelo y dulce de leche no es lo mismo.

También le puede interesar: Españoles inventan un plato que absorbe exceso de grasa

 

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram