Bollos enrollados de la panadería, ¡sabor en espiral!

bollos enrollados
Foto: Archivo

Nada es más reconfortante que un rollo de canela, acompañado por una rica taza de café. Las muy conocidas masitas en forma de caracol alegran hasta el corazón más afligido. A esta popular receta se le suman otros bollos que, aunque posiblemente menos conocidos internacionalmente, son igual de sabrosos y parecidos, en forma y sabor, a los famosos cinnamon rolls. Pensando en ello, traemos algunos enrollados de la panadería mundial, incluyendo el que, particularmente, más nos gusta: el muy venezolano golfeado.

Bollos enrollados, un mundo de semejanzas y diferencias

Aunque poseen muchas similitudes, al ser originarios de países distintos, estos panes dulces tienen algunas características que los diferencian.

En Suecia encantan los rollos de canela; de hecho, en ese país se atribuyen su invención y los llaman Kanelbullar. Suelen comerse durante los descansos en el trabajo o en el desayuno. Se pueden encontrar tanto en forma de espiral como de nudo. Además, son mucho menos dulces que los otros rollos y en su masa se puede apreciar un toque de cardamomo.

Por su parte, los rollos de canela norteamericanos son muy similares a los suecos, pero la mayor diferencia está en la buena carga de mantequilla, azúcar y sabores en coberturas, que no posee la receta sueca.

Los ingleses Chelsea buns son parecidos a los rollos de canela, pero su masa, aromatizada con piel de limón, canela o una mezcla de especias dulce, se unta con azúcar moreno y mantequilla, no lleva coberturas y su relleno incluye pasas o frutas secas.

De los cuatro pancitos que destacamos hoy, los que más se diferencian son los golfeados. Aunque la masa es casi la misma que los rollos de canela, al hornearse resultan más húmedos y melosos.

Golfeado

Foto: Mauricio Plaza. Archivo

Los golfeados son uno de los postres más representativos de la gastronomía venezolana. Se trata de una masa, similar a la del pan, aromatizada con anís, que se enrolla en forma de caracol. En su interior llevan papelón y queso blanco rallados.

El golfeado o golfiado, con e o con i, debe ser húmedo y meloso. Toda una delicia a la que casi ningún venezolano puede resistirse.

Cuenta la historia que la receta del golfeado es de origen caraqueño, más específicamente de una panadería cercana a la redoma de Petare —zona popular y humilde de la ciudad—. Dos hermanos, de origen canario, decidirían a mediados del siglo pasado crear esta receta.

Chelsea buns

Foto: Archivo

Corría el siglo XVIII cuando se empezaron a elaborar en una panadería londinense, en Pimlico, una zona elegante de la ciudad. Se trataba de la Chelsea Bun House, que alcanzó renombre con sus Chelsea minis. El establecimiento se mantuvo en auge desde mediados de 1700 hasta el año de 1939, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial.

Los panecillos fueron catapultados a la fama nacional porque el rey Jorge III los amaba y era su fan número uno.

Receta Chelsea buns

Ingredientes

Para el relleno

  • 75 g de pasas
  • 60 g de azúcar morena
  • 1 cucharada de canela molida
  • 20 g de mantequilla derretida
  • 1 huevo batido, para pincelar

Para la masa

  • 2 huevos
  • 325 g de harina 000
  • 1 pizca de sal
  • 30 g de azúcar
  • 10 g de levadura fresca
  • Ralladura de 1/2 naranja
  • 125 ml de leche tibia
  • 25 g de mantequilla pomada en cubos

Preparación

  • En un bol, poner la harina, la sal y la levadura. Incorporar la leche tibia poco a poco, intercalando con los huevos. Añadir el azúcar y la ralladura de naranja. Amasar hasta integrar todo.
  • Finalmente, agregar la matequilla en trozos y amasar hasta integrar completamente. Tapar la masa y dejar levar cerca de una hora o hasta que duplique su volumen.
  • Estirar la masa hasta formar un rectángulo. Pincelarla con la mantequilla derretida reservada para el relleno. Esparcir sobre la masa el azúcar, la canela y las pasas.
  • Enrollar la masa sobre sí mismas para formar un caracol. Cortar en rodajas de dos dedos de grosor, aproximadamente. Colocar cada rodaja en una bandeja para horno forrada con papel parafinado. Es importante dejar suficiente espacio entre cada uno de los rollos, pues estos crecerán más.
  • Pincelar los rollos con huevo batido y dejar levar, por segunda vez, cerca de una hora.
  • Hornear a 180 °C por media hora o hasta que estén totalmente dorados. Sacar del horno y dejar reposar.
  • Sí desea, puede colocar sobre los Chelsea buns un poco de almíbar.

Kanelbullar

Foto: Archivo

Estos bollos enrollados son todo un clásico de la cocina sueca. Consisten, básicamente, en tiras largas de masa de panadería que se untan con canela para luego ser enrolladas y horneadas. Se pueden disfrutar en cualquier época del año, pero los mejores se encuentran el 4 de octubre, día nacional en Suecia de los Kanelbullar.

Fueron creados en la década de 1920. Se sabe que ya eran conocidos desde la segunda mitad del siglo XIX; pero solo eran horneados en hogares con suficientes recursos económicos, por el costo de sus ingredientes.

Receta Kanelbullar

Ingredientes

Para la masa

  • 300 g de harina panadera integral
  • 130 g de harina de fuerza blanca
  • 80 g de azúcar
  • 60 g de aceite vegetal
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 270 g de leche
  • 1 huevo
  • 5 g de levadura de panadería
  • 1 ½ cucharadita de sal

Para el relleno

  • 4 cucharadas soperas de mantequilla derretida
  • 9 cucharadas soperas de azúcar
  • 6 cucharadas soperas de canela
  • 2 cucharada soperas de cardamomo molido

Para la cobertura

  • 4 cucharadas de azúcar
  • 4 cucharadas de leche líquida
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 1 cucharadita de cardamomo

Preparación

Relleno

Mezclar la mantequilla con el azúcar y las especias. Reservar.

Masa

En un bol, verter las harinas, la sal y la levadura. Incorporar con el huevo; paulatinamente añadir la leche y mezclar hasta unificar. Agregar el azúcar y el aceite y amasar hasta integrar y conseguir un bollo suave.  Dejar reposar por dos horas o hasta que la masa duplique su tamaño y sea más elástica.

Estirar la masa hasta formar un rectángulo con un grosor que oscile entre 1 y 2 cm. Extender sobre esta el relleno reservado. Enrollar la masa con forma de nudo.

Una vez conseguida la forma, colocar los rollos en una bandeja para horno y dejar levar por segunda vez, cerca de media hora.

Hornear en un horno precalentado a 180 °C por 30 minutos o hasta que estén dorados.

Cobertura

En una olla, colocar todos los ingredientes; integrar mientras se calienta el jarabe. Verter sobre los rollos horneados.

 

También te puede interesar: Prepare unas empanadas con salsa romesco