El aceite de oliva y las cualidades a tener en cuenta

Cualidades del aceite de oliva
Hay que saber cuáles son las características que indican si es de calidad o no

Un buen aceite de oliva no puede faltar en la despensa. Siendo un ingrediente fundamental en la dieta mediterránea, hoy en día ha expandido su dominio a diversos rincones del mundo.

Sin embargo, puede que algunos aficionados a la cocina no sepan cómo determinar si un aceite es de buena calidad o no. Aprender a detectar las señales de calidad, o por el contrario, los defectos, es de utilidad para acertar a la hora de escoger uno.

En primer lugar… ¿Cómo se debe catar un aceite de oliva?

Cómo hacer Aceite de Carbón
Un buen aceite de oliva posee amargor por naturaleza

Todo empieza por la fase visual. Si bien el color no representa la calidad del producto, se recomienda contemplar este factor para conocer las diferentes tonalidades que puede ofrecer.

En catas profesionales se usan vasos de un tono azul oscuro, que impiden ver la coloración del aceite. Sin embargo, en casa lo mejor es hacerlo en recipientes trasparentes para evaluarlo mejor.

Al momento de pasar a la fase aromática, se debe tapar el vaso o copa y girarlo ligeramente. Esto servirá para calentarlo un poco, lo que ayudará a que afloren los aromas. Es ideal siempre escribir todas las notas que se perciban para ir afinando lo que gusta, y lo que no, sobre el aroma de un aceite de oliva.

Ahora, el momento más esperado: probarlo. Es cuando se determinan qué cualidades son buenas y cuáles denotan baja calidad o un aceite estropeado.

¿Qué hace que un aceite de oliva sea bueno?

Reducir el amargor del aceite de oliva Nik Sharma
Saber determinar sus características puede ayudar a potenciar muchos platos

Para probarlo, se debe mantener el aceite por un tiempo de tres a cinco segundos en boca. A esto se le suma respirar hondamente para ampliar las notas que pueda brindar. Aquí, las características específicas que se deben tomar en cuenta:

Notas variadas

Un buen producto es aquel que no solo es grasoso, sino que también es sabroso al paladar. Al degustar un aceite se deben sentir notas frescas, afrutadas, de vegetales, herbales y más. Si poco se percibe de esto, y solo se siente espeso y aceitoso, es de baja calidad.

Amargor

Quizás, el rasgo más característico de este derivado de la oliva. Ya que la aceituna es, por sus características, amarga, se espera que un aceite destacado también lo sea.

Sin embargo, muchos expertos indican que en este aspecto mucho depende del gusto del catador. Es decir, puede que el amargor no sea del agrado de quien lo prueba, por lo que se puede decantar por uno de gustos más afrutados.

Ligeramente picante

Algo que sí no puede faltar en un aceite de oliva que se considera bueno es que genera un ligero picor al tragarlo. Usualmente esta es una sensación leve y rápida pero que no pasa desapercibida.

Por contraparte…

Aceite de oliva
Algunas señales indican que es de baja calidad o que se dañó el producto

Es muy rancio

Puede parecer una obviedad, pero quienes no estén familiarizados con el insumo pueden pensar que es una característica común. Si un aceite tiene marcados aromas o sabores a verduras podridas, puede dar por sentado que fue mal producido o no se conservó en las mejores condiciones.

¿Le recuerda al moho?

Esta es una señal clave de que no se debe consumir. Normalmente esto ocurre porque el aceite se guardó en un ambiente húmedo, lo que hace que desarrolle hongos que afectan su sabor.

Avinagrado

Un efecto de la fermentación que también denota una mala calidad del insumo.

Sabores metálicos

Normalmente esto pasa por un defecto de fábrica, en el que el aceite estuvo sobre expuesto a superficies metálicas. Es otro aspecto a tomar en cuenta para saber que está malo.

También le puede interesar: Aceites aromatizados caseros para potenciar sabores