La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: Archivo

Venezolano que se respeta se toma una taza de café en las mañanas, después del almuerzo, con la merienda y en cualquier momento. Negrito, marrón, guayoyo, cerrero o con leche son algunos de los favoritos, pero realmente hay infinidad de tipos para todos.

A continuación, un recorrido por algunas de las costumbres y recetas más curiosas que se pueden encontrar en diferentes partes del globo.

Café especiado, Marruecos 

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: thehungrytravelerblog.com

Esta potente bebida incluye semillas de sésamo, pimienta negra y nuez moscada, junto a las semillas del café. Tradicionalmente se hace en casa, por eso cada quien tiene su receta especial con la cantidad precisa de especias.

¡Es todo un festival para el paladar!

Egg Coffee, Vietnam

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: lostwaldo.com

Parece un poco peculiar la unión entre café y huevo, pero sorprendentemente estos dos ingredientes se complementan muy bien. La yema de huevo crea una textura más consistente y cremosa. Además, incluye un toque de suavidad en medio de su intenso sabor.

Los vietnamitas suelen incorporar yema de huevo, leche condensada, azúcar, mantequilla y queso crema. Luego, esto se dispone sobre una rica carga de expreso. ¿El resultado? Una delicia suave y cremosa.

Kaffeost, Finlandia

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: says.com

¿Una infusión con pequeños cubos de queso leipäjuusto, hecho a base de leche de reno? Puede que no se le antoje mucho, pero a los finlandeses les fascina esta inusual combinación.

El queso es puesto en una sartén, marcado y cortado en trozos. Seguidamente, se coloca en la parte inferior de una taza y se vierte el café. ¿Lo mejor de todo? El queso se ablandará y podrá disfrutarlo después de tomarse la infusión.

Yuanyang, Hong Kong

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: Archivo

Este estilo es el matrimonio ideal entre dos clásicos y la solución ideal cuando no sabe qué tomar. También llamado Ying Yong, es un café que además lleva té negro y leche condensada, y puede ser servido caliente o frío.

El nombre yuanyang hace referencia al pato mandarín que es un símbolo del amor conyugal en la cultura china, ya que estas aves suelen aparecer en parejas, pero el aspecto de machos y hembras no es el mismo. En pocas palabras, el simbolismo trata de lo buena que puede resultar la unión de dos singularidades tan opuestas.

Café de olla, México

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: foodandtravel.mx

Como su nombre indica, este se elabora usando ollas de barro y se condimenta con canela y piloncillo. Eso sí, es importante que se cocine en la olla de barro ya que esto le da su gusto particular. Suele consumirse mucho en el campo y en los pueblos pequeños.

Café bombón, España

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: rocketcoffeebar.com

¡Perfecto para los glotones! Es una fusión de expreso con algo más de agua, endulzado con leche condensada. Se suele servir en un vaso o taza de vidrio, para que se puedan apreciar las distintas capas de colores. En algunos lugares se le conoce también como café goloso o café biberón.

Pharisäer, Alemania

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: petitappetit.de

Bebida nacional de Frisia del Norte, en Alemania. Cuenta la leyenda que surgió como una manera de evitar que el párroco regañara a la congregación por tomar demasiado alcohol. La crema batida impide que el olor del ron salga de la taza de café, de modo que los fieles utilizaron esta fórmula para poder consumirlo sin problema. Pero al cabo de un tiempo, cuando el padre se percató del truco, exclamó a su congregación: “oh, ihr pharisäer” (“¡oh, vosotros fariseos!”). De allí su particular nombre.

Cafezinho, Brasil

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: foto-grafo.de

Se trata de una mezcla agradablemente amarga, de selectos granos de Arábica del sur de Brasil, enriquecida con Bourbon dulce de pulpa natural.

Muy parecido a un expreso (pequeñas y fuertes tazas de café), pero el cafezinho se endulza antes, hirviendo los granos junto con el azúcar. Los brasileños se toman su tiempo para disfrutarlo; platican, conversan y comparten sus historias y memorias con la gente que los rodea y los visita.

Café americano, Estados Unidos

La vuelta al mundo en una taza de café
Foto: myfreshealthy.com

Para prepararlo se debe agregar agua y azúcar a un expreso común. El producto es más diluido y dulce.

Según la historia, los soldados norteamericanos no estaban convencidos de los diminutos expresos que les servían en Italia. Ellos querían un café grande, así que la solución fue fácil: una taza de mayor dimensión y añadir agua al expreso original. ¡Problema resuelto!

¡Es tiempo de tomarse un cafecito! ¿Cuál es su favorito?

También te puede interesar: El secreto de una buena taza de té

Comments

comments