salsa napolitana

La salsa napolitana es un buen ejemplo para probar la diferencia entre una salsa procesada en la fábrica y una preparada en la casa. A esta deliciosa sala de tomate italiana se le añade ajo, aceite de oliva extra virgen, sal, pimienta y hierbas tales como albahaca, orégano y en algunos casos perejil. Aunque bien existe una forma tradicional italiana de prepararla, hoy día existen muchas variantes de la receta, pero todas son similares en sabor.

La salsa napolitana sirve para muchos platos como carnes, pollo, pizzas, pastas, vegetales como por ejemplo los calabacines, mariscos como calamares, albóndigas y platos italianos que se comen en todo el mundo. La Napolitana es una de las más conocidas en el mundo y, también, de las más sencillas. Sigue leyendo y toma nota de cómo prepararla, es muy fácil; sirve para la base de pizzas, para pasta, para sándwiches y hasta como dip.

napolitana

Salsa napolitana casera 

Ingredientes  

  • 1/2 kilo de tomates maduros
  • 4 dientes de ajo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • Albahaca fresca
  • 3 cucharadita de azúcar
  • Sal y pimienta negra

 

Preparación

  • Blanquear los tomates, poner a hervir una olla de agua y con un cuchillo bien afilado, haz una pequeña cruz en la parte inferior de los tomates.
  • Cuando el agua esté hirviendo, echarlos y dejarlos unos 3 o 4 minutos. Retirarlos con una espátula y pelarlos bajo el agua. Luego, cortarlos en cuartos.
  • En una olla, calentar el aceite e incorporar los dientes de ajo. Estar pendiente que no se queme o todo tendrá un desagradable sabor amargo.
  • Agregar los tomates al procesador de alimentos. Bajar el fuego y dejar cocinar por 15 minutos. Probar y según el nivel de acidez añadir el azúcar.
  • Incorporar las hojas de albahaca y rectificar la sal y pimienta. Dejar enfriar, servir con pasta y listo. ¡Disfrute!

Comments

comments