Quique Dacosta Madrid Fusión 2019
Quique Dacosta - Madrid Fusión 2019/ Foto: Carlos Aranguren

Si algo bueno han traído estas semanas de confinamiento por la pandemia a un cocinero de la talla de Quique Dacosta, es estar en su casa en Denia, ciudad portuaria del levante español bañada por el Mediterráneo, junto a sus hijos Ugo y Noa, y su pareja Andrea. Con ellos ha retomado y aprehendido la cocina de hogar, pues sus pequeños, de nueve y 12 años, son sus críticos más implacables.

“Pueden ser muy sanguinarios. Que si las patatas no son como las de la abuela, no las prueban”, confesaba entre risas durante un live de San Sebastián Gastronomika.

Este tiempo también le ha permitido reflexionar. Antes de cerrar sus negocios por la cuarentena, la situación lo paralizó. “Fue algo caótico, he ido construyéndome y formándome sobre la realidad que tenemos ahora”.

El cocinero compartió algunas de las fotos de QDelivery a través de su cuenta en Instagram, @qiqedacosta

Por eso se aventura en el mundo del delivery, un modelo de negocio que se le hace nuevo y que tenía tiempo rondándole las ideas. Y lo hace por tres razones: por inquietud, por aprender y por ver hasta dónde puede llegar. “En este tiempo de confinamiento hemos pensado (con su equipo) muchas cosas y ejecutarlas. La idea es lograr el éxito, aunque fracases”, destaca.

El servicio de entrega de comida ha debutado este viernes 8 de mayo en Valencia, solamente con las propuestas de tres de sus restaurantes: MercatBar, Llisa Negra y Vuelve Carolina, siendo este último donde se concentran las operaciones de cocina. El equipo lo conforman 17 personas.

En ese sentido, precisa: “Son cajas-menú, con cinco elaboraciones. Se han tomado todas las medidas operativas para garantizar que la comida llegue caliente y no se humedezca. Adicionalmente, tenemos tres cajas temáticas: una vegana, otra que son tacos, y el vermut, esta última viene con una botella de medio litro”.

Valorar el servicio

El servicio de entrega de comida en casa comenzó el viernes 8 de mayo / Vía @qiqedacosta

Los precios varían. Por ejemplo, la caja por persona de MercatBar sale en 35 euros, la de Vuelve Carolina en 37, y la de Llisa Negra en 42 euros. Las temáticas van desde los 20 hasta los 35 euros.

El servicio QDelivery, como se llama, ofrece cervezas y una variedad de vinos. Los pedidos se pueden hacer a través de las webs de cada uno de los restaurantes.

“Lo más complicado es buscar la eficacia. Intento explorar este negocio (…) Hemos tratado de ser honestos, buscando la viabilidad de los precios, sin especular. El packaging que lleva la caja me cuesta siete euros, aparte, el transporte, que puede cobrar 34% de la facturación…”, afirma Quique Dacosta, ante la inquietud de una persona conectada en el directo.

Eso sí, el afamado cocinero, quien cuenta con cinco estrellas Michelin -tres con su restaurante homónimo en Denia y dos de El Poblet-, no titubea al asegurar: “Hay que valorar que te lleven la comida a casa y sin que tengas que moverte. Eso es un lujo”.

El chef está consciente de que cuando se retome la normalidad con la desescalada se puedan abrir los establecimientos con las condiciones adecuadas y necesarias. Y sin muchas transformaciones. “Con el desconfinamiento puede darse el caso de que volvamos con aforos más pequeños o que vayan menos clientes (…) Vamos a dignificar el concepto de restaurantes y hostelería”.

Vital equipo humano

Quique Dacosta lleva la paella a Londres con Arros QD
Foto vía: EnLaCocina.Telemesa.es

Dacosta, con más de tres décadas en los fogones, ha logrado salir airoso de otras crisis, como la de 1992 en España, en la que tuvo que reconvertir la cocina de El Poblet y abrirse a una internacional, menos local. “Esto me sirvió para explorar. De esa salimos y nos adaptarnos”, confiesa.

Luego, el afamado chef debió lidiar en 2008 con una facturación a la mitad, con respecto al año anterior, del restaurante que para ese entonces compraba en Denia y que después llevaría su nombre, Quique Dacosta. También logró salir de esa, al reinventarse con nuevos modelos de negocios y abrir en Valencia establecimientos “que no fueran de alta cocina. La gente iba con una media de 22 euros”, rememora.

Él, que se ha convertido en un empresario, está consciente y agradece estar rodeado de un equipo humano que se erige como una marca. Cuenta con personas que llevan mucho tiempo a su lado, y no duda en ningún momento en reconocer su esfuerzo.

“He tenido la suerte de contar con gente que ha hecho a la persona y el empresario en que me convertí. Nunca con imposición, sino con una apuesta en común. No es la capacidad creativa en modelos de negocios, sino la gestión empresarial, dotándola de grandes profesionales que suman a la parte operativa y la eficacia, con estabilidad”.

También aclara que no tiene la sartén por el mango. “Ahora tengo ocho restaurantes (con el de Londres), hago eventos y catering. Todos se mueven con situaciones diferentes (…). Tengo un equipo excelente, al que he amenazado de que, si se van, me avisen antes, para irme yo primero”, comenta entre risas.

No al discurso radicalista

Vía quiquedacosta.es

Quique Dacosta, que este 2020 ha sido seleccionado como mejor empresario de la restauración española, durante la conversación con Benjamín Lana, presidente de la división de Gastronomía de Vocento, ha dejado claro que desea seguir abriendo restaurantes, ya que “así como me emociona mucho crear un plato, me ocurre lo mismo cuando lo hago con un nuevo negocio”.

Por otra parte, ya finalizando la transmisión, fijó posición de que no se le deben poner murallas a la gastronomía. Lo dijo al ser consultado sobre qué piensa con el producto kilómetro cero. Hay que tener cuidado, no por el concepto, sino por lo que decimos. Si yo me centro solo en lo local, el mundo se me puede cerrar. No podemos dejar de exportar vinos, aceites y tantas cosas (…) Hay que tener cuidado con el discurso radicalista…”.

También le puede interesar: Ferran Adrià en Gastronómika Live: “Vamos a salir de esta”

Comments

comments