El corcho del vino

Vas a un restaurante, seleccionas una botella de vino y el mesonero usualmente la descorcha en tu presencia y te entrega el corcho para que puedas examinarlo. Esta guía te puede ayudar a conocer mejor la botella que estás a punto de consumir.

  • Si un corcho está dañado puede que el vino también lo esté. Un corcho debería tener un aspecto uniforme, estar húmedo y manchado solo en la base, que es lo que tiene contacto con el vino. Debe, además, estar limpio en todas sus otras partes. Si el corcho está hinchado significa que, en algún momento, la botella ha estado expuesta al calor y es muy probable que esto influya en el estado del vino y su oxidación.
  • El corcho no debe oler a humedad, cartón, moho o vinagre. Los demás olores son más complejos de entender y no arrojan información precisa acerca de la calidad del vino. En cuanto a su estructura, debemos tomar muy en consideración que el corcho no tenga fisuras o manchas en ningún lado que no sea su base. Esto significará que el corcho es de mala calidad y se reflejará en el vino.

 

El corcho no debe oler a humedad, cartón, moho o vinagre

 

  • El TCA o tricoloroanisol es un hongo que daña el corcho. Es también conocido como la enfermedad del corcho. Esto ocurre en, aproximadamente, 4 % del total de los vinos embotellados y se siente ya en el tapón con aromas de madera húmeda o cartón y que contamina el caldo.
El corcho y el vino
Diferentes tipos de tapones para el vino
  • La base del corcho que ha estado en contacto con el vino revela el tiempo que ha estado en botella: para los vinos jóvenes, la base del corcho tendrá un color púrpura claro, tirando a brillante. Cuando se trata de vinos reserva y gran reserva, el color es más oscuro y apagado. Estos colores hablan también de los matices que puedes esperar cuando lo bebas. De las coloraciones más claras y brillantes, puedes esperar mayores aromas y sabores de fruta fresca, si el vino es relativamente joven. En vinos de crianza o reserva esos mismos colores pueden significar que el vino no está aún listo para tomar. Algunos sumilleres mencionan la frase “le falta botella al vino”. Esto se nota cuando sobresalen el alcohol, la madera y los aromas lácticos propios de la fermentación maloláctica. Por otro lado, cuando los colores son más oscuros y apagados, debieras esperar aromas y sabores de fruta madura, mermelada y hasta ciruelas pasas.

Si el corcho está hinchado significa que, en algún momento, la botella ha estado expuesta al calor

  • El bodeguero de vino escoge el corcho en función del tiempo que la bebida se puede conservar. Entre todos los tipos de cierre que puede tener una botella está el de rosca, que es para vinos a granel; los de silicón, también llamados sintéticos, que usualmente se usan en vinos jóvenes y blancos sin barrica; o combinación, a base de granulado o partes de corcho que van desde el conglomerado (fragmentos de alcornoques amalgamados) hasta un TwinTop. Un tapón de corcho aglomerado no es apto para vinos de guarda, pero puede tener calidad suficiente para vinos tintos, blancos o rosados jóvenes. Los tapones de corcho natural son la alta gama entre todos, vienen en diferentes tamaños que pueden variar desde los 24 mm hasta los 57 mm. Mientras mayor sea el tamaño del corcho, mayor es la calidad, así como el tiempo que se puede conservar el vino guardado. Los llamados vinos de guarda tienen corchos de 37 e, incluso, 57 mm. Hay algunas excepciones a la regla: en la década de los ochenta la industria del corcho no estaba tan desarrollada y algunas reservas tienen corchos de 27 que ponen una dura prueba al vino que conservan.

También puede interesarte: Rompiendo con los mitos: ¿corcho o tapa de rosca?

Comments

comments