María Isabel Mijares
Maria Isabel Mijares y García - Pelayo

Es vasta su trayectoria en el mundo del vino -47 años- y larga la lista de reconocimientos que ha recibido por su desempeño -y empeño- promoviendo su cultura. La han bautizado en su país, España, como “la dama del vino” y sus allegados le llaman, cariñosamente, “la profe”. Académica de número de la Real Academia de Gastronomía española, química y la primera enóloga en su tierra, María Isabel Mijares inaugura este cuestionario. Un ping pong inspirado en el original de Robert Parker, que Cocina y Vino ha concebido para “catar” a profesionales como ella.

¿Si tuviera que dejar un legado en el mundo de los vinos cual sería?

“La pasión por el vino y el deseo de conocerlo a fondo”.

¿El viñedo le escoge o usted lo escoge?

“Lo puede escoger el viticultor o el enólogo. Basta con que sepa bien que parámetros definen el estilo, el perfil o la silueta de un vino”.

¿Cómo le explicaría el “tanino” a una persona que no toma mucho vino?

“Le diría que es el cuerpo, la estructura y el vestido de un vino”.

¿Si no hay vino, qué toma?

“Cerveza o agua, pero no me satisfacen igual. La cerveza es para la sed y el agua también. El vino es placer”.

¿Qué aplicación electrónica recomienda para el vino?

“En la que cada uno crea. Para mí no es válida ninguna, solo la percepción personal. El mejor vino es el que más te gusta”.

¿Cómo debe ser la copa para tomarlo?

“Copa incolora, abierta y grande, de vidrio agradable y ligero”.

¿Cuál es su personaje preferido en la historia del vino?

“Hay muchos, pero, sobre todo, mi gran maestro Emile Peynaud, el enólogo del Siglo XX”.

¿Alguna ley de apelación con la que no esté de acuerdo?

“Muchas. Yo las normas y las leyes las dejaría muy reducidas. Solo las que protejan la salud del consumidor y las que defiendan la autenticidad de los vinos”.

¿Qué piensa de los vinos de autor?

“Que es una de las tonterías y tópicos que se pusieron de moda. No conozco vinos sin autor”.

¿Para qué son los sulfatos? ¿Por qué la gente les teme?

“Es algo que nunca debió ponerse en las etiquetas. No tiene mayor importancia. Son sustancias naturales”.

¿Si tuviera su propio vino, como lo nombraría?

“Ilusión o Vida”.

¿Que le gustaría ver pasar en la industria del vino?

“Que vendiera tanto como merece y al precio que merece”.

¿Qué período de la historia cambió el rumbo del vino?

“Ha habido muchos períodos y cada uno ha tenido su análisis y peso. Con ojos de hoy, no podemos juzgar el ayer”.

¿Cuando compra una botella que no conoce, se fija en el nivel de alcohol que tiene?

“No, no me interesa nada. El alcohol es como el peso en los humanos: tiene que ser suficiente para que viva, pero no es un factor de calidad”.

¿Cuál es su región favorita?

“No tengo región favorita. Depende para beber cuándo, con qué y con quién, y de mi estado de ánimo. No hay un solo vino, nunca”.

¿Cuál es su primera memoria con el vino?

“Era muy pequeña. A la vuelta del colegio, al final del trimestre, tras dar gracias al Sagrado Corazón que estaba en el salón por volver bien, bebiendo una copita de vino dulce con mi abuela materna”.

¿Cuál es la mayor diferencia entre Nuevo Mundo y Viejo Mundo?

“Toda: el cultivo del viñedo, la elaboración del vino, las normas y leyes, el marketing, la comercialización, el uso de los vidueños. Nos hemos aportado mucho mutuamente”.

¿Como afecta el calentamiento global a los vinos?

“Nos va a hacer cambiar la viticultura y la enología, pero eso es bueno, es una evolución adecuada. Pero aún tenemos muchas incógnitas de cómo afectará definitivamente”.

¿Una experiencia memorable con el vino?

“Catar con Juan Pablo II, con Cantinflas, con Frank Sinatra… ¡Tantas! Recientemente, la cata histórica de Marqués de Riscal”.

¿Cuál es su armonía preferida entre comida y vino?

“Las armonías no se pueden imponer, dependen del momento, el lugar y la compañía”.

¿La botella más importante que tiene?

“La del primer vino que hice en Palacio de Arganza”.

¿Y la más barata?

“No lo sé”.

¿Qué vino le gustaría probar?

“Siempre el último que está en el mercado y que me ha impresionado. Cambia día a día”.

¿Su pareja favorita para brindar?

“La persona con la que estoy cuando bebo un vino que me habla y me emociona”.

¿Qué restaurante visita por su lista de vinos?

“Atrio, en Cáceres”.

 

 

 

Comments

comments