Sachertorte pasteles famosos

Cada región es un mundo de sabores totalmente diferente. Todo rumbo tiene preparaciones icónicas y de gran popularidad. Para satisfacer la curiosidad por conocer sobre el tema, esta lista contiene algunos pasteles famosos y los países de donde provienen.

Pasteles famosos para disfrutar durante los viajes

Sachertorte, Viena

Sachertorte

De la capital austríaca proviene este postre para los amantes del chocolate: la tarta Sacher. Esta se elabora superponiendo dos bizcochos del producto del cacao, unidos por una fina capa de mermelada de durazno. Al conjunto se le aplica luego un glaseado de chocolate oscuro, que permite conservar la torta.

Su creación estuvo a cargo del repostero Franz Sacher, en 1832, quien la hizo para agasajar a unos invitados del príncipe Klemens Wenzel von Metternich. Con el paso de los años la receta se convirtió en un ícono familiar y fue transmitida de generación en generación. Hoy en día es una de las propuestas del Hotel Sacher, fundado por la descendencia de Franz. Al servirla, generalmente se acompaña con crema.

Tarte au citron meringuée, París

Tarte au Citron meringuée

La tarta de limón con merengue es algo que no puede faltar en ninguna dulcería o pastelería. Aunque sus orígenes son desconocidos y varias naciones se pelean su creación, Francia destaca por su excelencia. Según registros históricos, la que se conoce en la actualidad data del siglo XIX.

Este es un bocado sencillo con una corteza de masa, crema de limón y una superficie de esponjoso merengue. No solo hace delirar a los parisinos, sino también a distintos paladares en los lugares más apartados.

Bündner nusstorte, Zúrich

Bündner Nusstorte

Es muy popular en Suiza. Consiste en un pastel horneado, relleno de nueces caramelizadas. Habitualmente las nueces son originarias de la región de Grübunden.

A Fausto Pult se le atribuye su invención, cerca de 1926. Sin embargo, no fue sino hasta 1960 cuando comenzó a formar parte de la cultura de la nación europea.

Victoria sponge, Londres

torta victoria

Su nombre honra la memoria de la reina Victoria, quien adoraba comerla por las tardes junto con su taza de té. Está compuesta por dos capas de esponjoso bizcocho, con crema, mermelada y fresas en el medio. Su sabor es como para sentirse miembro de la realeza.

Bienmesabe, Venezuela

Bienmesabe
Vía cookingchanneltv.com

Es parte de la historia de Venezuela. Su raíz es española, específicamente de Andalucía, Islas Canarias y Málaga. Lo confeccionaban las monjas del Convento de Clausura de Belén de las monjas Clarisas, en Málaga.

Fue llevado al país suramericano por los colonos y, gracias a su éxito, pasó a formar parte de la idiosincrasia del venezolano. Se arma con capas de bizcocho rociado con coñac y crema de coco, para culminar con un suspiro.

Torta caprese, Roma

Torta Caprese

Esta fantasía italiana encanta a muchos. Es una mezcla de chocolate, almendras o nueces y licor de Strega. Apropiada para celíacos, ya que no lleva harina.

Su procedencia es la isla de Capri, pero igual es conocida en otros parajes, principalmente en Roma, donde se puede disfrutar en casi todas las cafeterías.

Prinsesstårta, Estocolmo

Prinsesstårta
Vïa: BBC

Torta de princesas sería su traducción y esta denominación se debe a que su inventora, Jenny Åkerström, preparaba los postres de las princesas suecas en 1929. De hecho, se convirtió en la preferida de las niñas integrantes de la corona.

Se conoce además como “tarta verde”, por su color tradicional, aunque este puede variar. Existe una semana dedicada a ella en el mes de septiembre y es una de las más vendidas cuando nace una princesa.

Napoleonka, Varsovia

Napoleonka

Polonia ofrece una de sus especialidades. Consta de dos capas de hojaldre, con nata montada, crema de mantequilla, crema de vainilla, y espolvoreada con azúcar glas.

Entre las anécdotas que la rodean, se cuenta que era de las favoritas del papa Juan Pablo II. Se dice que el pontífice habría llegado a comer hasta 18 porciones en una ocasión.

Tarta de Santiago, Santiago de Compostela

Tarta de Santiago

La localidad española que le da el nombre puede estar contenta de vivir atada a su dulzura. Es muy sencilla, lleva almendras pulverizadas con huevo y azúcar a partes iguales. Una vez combinados los ingredientes, se hornea hasta obtener la textura crujiente que se desea. Se suele decorar con la Cruz de Santiago.

Aunque su aparición es incierta, la primera referencia que se tiene es de 1577. Pero no fue sino hasta 1800 que adquirió más reconocimiento.

Käsekuchen, Berlín

Käsekuchen

Si bien su nacimiento fue en la antigua Grecia, en Alemania tiene más de cinco siglos. Para los germanos, el queso quark es el toque estelar de la torta. Este se caracteriza por su textura untuosa y blanca, su aroma fresco y la ligera sensación ácida que deja en la boca.

Con estas opciones de pasteles, merece la pena incluir su degustación en los itinerarios de viaje.

También le puede interesar: El maravilloso mundo de las galletas

Comments

comments