Comida 3D

La innovación no solo está en los platos. Ya decía hace un tiempo el chef Quique Dacosta que “la innovación es un rasgo de la alta cocina española”, y una prueba de ello llegó en 2016 para quedarse en forma de tecnología con las impresoras de comida 3D.

Aunque no se creó en España, claro está. Ya en 1984 se hicieron las primeras pruebas con máquinas 3D para alimentos gracias al MIT, en Estados Unidos. Luego, en 2007, investigadores de la Universidad de Cornell, en colaboración con el French Culinary Institute de Manhattan, modificaron la primera impresora 3D para trabajar con comida, imprimiendo galletas, queso o purés con las formas deseadas. Algo parecido logró en 2010 la Universidad de Exeter, pero con capas de chocolate.

Sin embargo, esta tecnología fue implementada abiertamente y en los restaurantes por primera vez hace tres años en Londres, gracias a Food Ink, el primer local de impresión 3D del mundo que en ese momento dio una muestra de sus platillos impresos en el restaurante La Boscana a las afueras de Lleida, en Cataluña. Estos productos hoy en día se comercializan en todo el mundo.

La comida del futuro

Comida 3D
Bogavante 3D / Foto: Archivo

Algunos de los productos de Food Ink se fabrican en Barcelona. Prueba de ello es la Foodini, hecha por Natural Machines, una impresora de alimentos en 3D + IoT (Internet of Things), un aparato de cocina de nueva generación que elabora platos con ingredientes frescos y reales. La Foodini imprime todo tipo de alimentos, salados y dulces.

La máquina funciona enviando cápsulas vacías de acero inoxidable para los alimentos al interior. En estas cápsulas abiertas, el chef prepara y coloca los ingredientes frescos, teniendo total libertad y control sobre los alimentos especialmente en la forma. Luego, el cocinero envía las indicaciones mediante una pantalla táctil de uso fácil, que conecta la cámara interna a través de una conexión de Internet o a otros dispositivos, como una tablet, desde la que se puede controlar todo el proceso.

Los expertos de la fábrica aseguran que las recetas se pueden sacar de Internet y utilizarlas para mejorar la mezcla, por ejemplo.

Natural Machines acaba de abrir una oficina en Nueva York y está a punto de abrir otra en Italia, pues la evolución de estos alimentos avanza rápidamente, como ha explicado la cofundadora y CMO de la compañía, Lynette Kucsma, al portal Hablemos de empresas.

Preparar pizza y ravioli

Comida 3D
Pizza 3D preparada por Foodink / Foto: Archivo

A simple vista todo parece licuado. Sin embargo, las máquinas 3D dan múltiples posibilidades. Se puede imprimir una galleta tipo cracker en 20 segundos, una pasta ravioli en dos o tres minutos y una pizza en cinco minutos.

“La impresora está preparada para trabajar con diferentes texturas, no todo va a ser como un puré de patata. Hemos trabajado con cuscús o carne picada sin problema, sin tener que pasarlos por la batidora antes. Evidentemente, no puedes imprimir cualquier cosa, no puedes meter un filete en Foodini, tendrás que procesarlo antes un poco”, señalaba la experta.

El objetivo es fabricar comidas completas, mezclando todo tipo de masas, azúcares, chocolate, carne picada e, incluso, trozos sólidos pequeños de cereales o frutos secos.

Imprimir los utensilios

Máquina 3D de Foodink / Foto: Archivo

Por otro lado, las máquinas también se están utilizando para imprimir los utensilios de cocina. Un ejemplo de esto es la BCN3D Sigma, hecha en Barcelona por BCN3D Technologies. Se trata de una impresora profesional 3D FFF (Fused Filament Fabrication) capaz de imprimir casi cualquier objeto con gran detalle.

El sistema IDEX (Independent Dual Extruder) le permite imprimir sin limitaciones geométricas, ofreciendo la posibilidad de combinar múltiples técnicas existentes como la impresión multimaterial, multicolor y de soporte, a través de distintos sistemas operativos como Windows, Mac o Linux.

Entre las bondades de las impresoras 3D, además, está que ofrecen la oportunidad de hacer presentaciones de platos que no son posibles con las manos, y que los cocineros pueden automatizar una serie de tareas para mejorar el rendimiento en la cocina. Es por esto que ya está presente en restaurantes con estrellas Michelin, como los que regentan los hermanos Torres, Paco Pérez o Paco Morales.

La máquina también es muy útil para eventos, pues se puede hacer, por ejemplo, un postre con la forma el logo de una empresa de forma rápida y sencilla e implica minimizar los costos de la producción a largo plazo. Pero además, sirve para aprovechar las partes menos nobles de los animales y convertirlas en algo suculento y lleno de sabor, como es el caso de algunas partes del pescado, que en algunas zonas se está comercializando de una forma más atractiva.

También puede interesarte: Nova Meat, impresión 3D de “carne” vegana

@Patifini

Comments

comments