Algunas comidas para el verano
Foto 123rf.com

Hay preparaciones que identifican a las distintas temporadas del año. Si bien muchas no fueron creadas para el verano, son ideales para sentirse fresco y ligero. Además de conocer su origen, sus recetas sirven de gran ayuda al planificar un menú para las vacaciones.

¿Sopas?

Sí, pero frías. Son perfectas porque el líquido ayuda a hidratar el cuerpo. Bien sea como entrada o para una cena ligera, existe gran variedad y son económicas y fáciles de hacer.

Gazpacho

Gazpacho
Foto 123rf.com

Un regalo de Andalucía. Su color rojo lleva implícito su ingrediente principal: el tomate. Otros imprescindibles para el gazpacho son el aceite de oliva y el vinagre. Hay algunas recetas atrevidas con diferentes hortalizas y hasta frutas, pero el tradicional es el más solicitado.

Salmorejo

Salmorejo
Foto 123rf.com

También de Andalucía proviene esta crema que se sirve como entrada y que se popularizó a mediados del siglo XX. Comenzó siendo un plato humilde, ya que servía para remojar y, por ende, ablandar el pan viejo o pasado de fecha y poder comerlo. Para hacerlo:

Ingredientes

  • 150 mililitros de aceite de oliva virgen extra
  • 1 Kilo de tomates rojos bien maduros.
  • 200 gramos de pan duro
  • 1 diente de ajo
  • Sal al gusto

Preparación

  • Cortar y triturar los tomates en una licuadora y colarlos bien
  • Cortar el pan en trozos, añadirlos a la crema de tomates y dejarlo reposar por 10 minutos.
  • Agregar el ajo, el aceite de oliva y la sal, y licuar hasta que quede suave y cremoso.
  • Rectificar la sal y llevar al refrigerador por dos horas mínimo.
  • Al momento de servir, si se desea, se puede espolvorear por encima tiritas de jamón, huevo duro picadito y unas gotitas de aceite de oliva.

Ensaladas

Aquí la variedad puede ser infinita, pero con tres se puede resolver perfectamente cualquier menú.

Rusa u Olivier

Ensalada rusa
Foto 123rf.com

Aunque se afirma que fue creada por un chef francés en Moscú, ya existía una similar con el nombre de ensalada rusa, publicada en un recetario de cocina. Es muy popular en varios países de América, Asia y Europa. Las preparaciones varían, pero la clásica se hace con papas, zanahorias, huevos duros, alguna carne blanca y mayonesa.

César

Ensalada César
Foto 123rf.com

Un siglo hace que se inventó y muchas son las versiones sobre su origen. La más reconocida la atribuye a César Cardini, uno de los dueños del hotel Caesar’s, ubicado en Tijuana, ciudad fronteriza de México. Este dirigía también la cocina junto a su hermano Alessandro y siempre tenían como clientes turistas norteamericanos. Se dice que la madre de los Cardini hacía una ensalada parecida con queso y pan.

En la celebración del 4 de julio de 1924, sin tener suficiente comida que ofrecer, César utilizó lo que le quedaba e hizo algo inspirado en la receta de su progenitora. Solo llevaba lechuga, ajo, pan tostado y aliño a base de aceite de oliva, queso parmesano rallado, anchoas y gotas de salsa inglesa. Con el tiempo fue modificada y se incluyeron anchoas, pollo, huevo duro y hasta tocineta crujiente.

Capresa

Ensalada capresa
Foto 123rf.com

Esta sí es italiana, específicamente de la isla de Capri, de ahí su nombre. Su creación no está muy clara, sin embargo, se sostiene que fue a inicios del siglo XX y que el Grand Hotel Quisisana la ofreció en su menú por primera vez, en una cena futurista organizada por Filippo Tommaso Marinetti, un poeta que luchaba contra la cocina tradicional. Prepararla es tan sencillo como reunir en una ensaladera tomates, mozzarella y albahaca, espolvoreados con sal y bañados con aceite de oliva.

Tortillas

Aquí solo prevalece la imaginación y el gusto de cada quien, pero la más común es, por supuesto, la española.

Española o de papas

Tortilla española
Foto 123rf.com

Rodeada de historias diferentes en torno a su nacimiento, la más acertada se ubica en Villanueva de la Serena, Extremadura, siglo XVIII, a manos de de Joseph de Tena Godoy y el marqués de Robledo. La idea surgió debido a la hambruna, cuando se buscaban opciones económicas que fueran sabrosas y alimenticias. Las papas, los huevos y la sal fueron los seleccionados y qué mejor que el aceite para cocinarlos. Con el paso del tiempo se le añadió cebolla y en la actualidad solo depende de las preferencias de cada quien.

A la francesa

Tortilla a la francesa
Foto 123rf.com

Más fácil imposible: solo huevos batidos con sal, cocinados en mantequilla o aceite. A pesar de que al escuchar su nombre se cree que proviene de Francia, no es así. En España relatan que la denominación “tortilla a la francesa” surgió luego del acoso de las tropas napoleónicas a la ciudad de Cádiz en 1810. Debido a la escasez de alimentos, no se podía cocinar la tradicional tortilla con papas, de manera que los nativos de la región comenzaron a hacerla solo con huevos y la llamaron “tortilla de cuando los franceses”.

Y pare usted de contar…

Tortilla de espinacas
Foto 123rf.com

Las tortillas son tan libres con el aire, aceptan casi cualquier alimento. Las más conocidas son de jamón, queso, espinacas, espárragos, calabacín y, en realidad, casi todos los vegetales.

También le puede interesar: Club House o Sándwich Club, ¡para quedar satisfecho!

Comments

comments