Banitsa, balcanes, gastronomía búlgara
Foto 123rf.com

La gastronomía búlgara es característica de toda la península de los Balcanes. Su riqueza y variedad queda demostrada en los largos menús que ofrecen los restaurantes de ese país. Si bien hay algunos platos que pueden parecer familiares, porque también son típicos de otras naciones, la mayoría se desconocen. Adentrarse en esta implica tener a mano muchos vegetales.

Ensalada shopska

Ensalada shopska de Bulgaria
Foto 123rf.com

Es la más popular y la favorita para el verano. Basta con buscar una ensaladera grande y echar en ella tomates, pepino, cebolla, ajíes (opcional) y queso blanco (tipo sirene o feta), picados en dados pequeños, y condimentar con aceite, sal y vinagre. El queso se puede igualmente desmenuzar o rallar por encima.

Tarator

Tarator, comida búlgara
Foto 123rf.com

Esta entrada con frecuencia se pasea por las mesas en temporadas de calor. Consiste en una sopa fría que lleva yogur natural, pepino, ajo, agua, nueces, eneldo, aceite de oliva y sal. Para cuatro yogures, la proporción es de dos pepinos pequeños picados en daditos. La mitad de un diente de ajo bastará, a menos que se desee un sabor más intenso, y este se machaca con el aceite y las nueces. Luego se le agrega el eneldo picadito por encima.

Schkembe chorba

Schkembe chorba, sopa de tripa búlgara
Foto 123rf.com

Otra sopa, pero esta vez caliente y un poco más trabajosa para hacer. Lleva callos de cerdo (1/2 kilo), aceite (120 mililitros), leche (250 mililitros), pimentón molido (1 cucharadita) y al gusto de ajos, vinagre de vino tinto, ají picante molido, sal y pimienta.

Para prepararla, hay que limpiar bien la tripa y, luego de hervirla con agua, dejarla cocinar por el tiempo necesario (cerca de cinco horas). Prestar atención y agregarle agua, de manera que siempre esté cubierta. Una vez lista, sacar la tripa y picarla en trocitos. Al caldo, echar la sal, el pimentón molido, la leche y el aceite. Hervir por aproximadamente 12 minutos. Incorporar la tripa y servir caliente. En la mesa, se coloca sal, vinagre, ajo picado y ají picante molido para condimentar al gusto.

Musaká

Moussaka o musaká, plato búlgaro
Foto 123rf.com

En muchos países balcánicos la hacen con algunas variantes. Es muy común la que lleva berenjenas, pero la receta búlgara excluye a esta última y, en cambio, lleva papas.

Sus ingredientes son papas (1/2 kilo), carne molida (300 gramos), cebolla (media), ajo (1 diente), agua (medio vaso), tomate frito (400 gramos), y sal, pimienta, pimentón molido y chubritsa (una especia conocida en español como ajedrea), al gusto. Para la cobertura se requiere huevo (uno), yogur natural (4 cucharadas), queso rallado (50 gramos), sal y pimienta.

Picar la cebolla y el ajo menudamente. En una sartén honda, sofreír la cebolla, añadir luego el ajo, la carne, la sal y la pimienta. Remover todo el tiempo y cuando la carne esté cocida, echar el tomate con la ajedrea y el pimentón molido. Verter un poco de agua y cocinar. Pasados unos minutos, incorporar las papas peladas y picadas en dados pequeños, combinar bien y cocinar a fuego medio por 10 minutos. Mientras, encender el horno a 180 ºC. Pasar el preparado a una bandeja para hornear, esparcir  y hornear por 40 minutos.

Para la cobertura, batir el huevo con el yogur, la sal y la pimienta. Retirar la bandeja del horno, cubrir la musaká con la crema y espolvorear el queso para volver a hornear hasta gratinar.

Gyuvetch

Gyuvetch, plato búlgaro
Foto 123rf.com

Es una receta muy famosa en Bulgaria y su nombre se deriva del plato de cerámica donde se cocina gyuveche (que significa bol). Básicamente, es un estofado de ternera y verduras al horno (a libre selección) con aceitunas, tomate, hongos, arroz, cebolla, hierbas y especias. Hay múltiples variantes con otras carnes o embutidos. Lo que sí no debe faltar, entre las especias, es pimentón molido y ajedrea. Si se va a hacer en el horno, es importante no precalentarlo porque el plato de cerámica podría romperse. Igual puede cocinarse perfectamente en una sartén honda.

Banitsa

Banitsa, pastel búlgaro
Foto 123rf.com

Este pastel salado, que puede tener varias formas (espiral, rectangular y cuadrada, entre otras), es típico de Nochebuena, pero también se consume durante todo el año. Se elabora con varias capas de pasta filo (para un pastel se puede utilizar un paquete de 400 gramos), queso sirene búlgaro o feta (300 gramos), yogur griego (220 gramos), huevos (cuatro) y aceite de oliva.

Precalentar el horno a 200 ºC. Enmantequillar y enharinar una tortera desmoldable. Batir el yogur con tres huevos y añadir el queso desmenuzado, combinando todo bien. Extender la pasta al filo y cortar un rectángulo de aproximadamente dos cuartos de largo. Con un pincel, distribuir un poco de aceite por toda la superficie. En el extremo izquierdo de la masa echar tres cucharadas de la mezcla y repartirla en forma vertical. Enrollar la masa con mucho cuidado, hasta formar un cilindro. Cerrar este y ponerlo en la tortera, pegado de las paredes, para que forme un semicírculo. Proceder igualmente con el resto de los ingredientes, pegando un rollito del siguiente e ir haciendo una espiral, rellenando la tortera hacia el centro. Al estar llena la tortera, pincelar la superficie de la espiral con el huevo batido y hornear por 20 minutos aproximadamente, hasta que esté dorada. Dejar reposar cinco minutos antes de desmoldar.

También le puede interesar: Desayuno libanés para un variado despertar

Comments

comments