Gastronomía de Egipto

Egipto es sinónimo de historia y cultura ancestral. Sus famosas pirámides son el sustento de la rica trayectoria del país africano a través de los años. Su cultura ha llevado a esta nación a ser de los principales referentes turísticos del mundo, aun cuando el número de visitantes internacionales se ha visto reducido fuertemente en los últimos años en vista de la inestabilidad política. Sin embargo, sus antiguas ruinas siguen atrayendo a los visitantes más osados. Pero no solo su patrimonio material es motivo de encanto, algunos también buscan sentirse como auténticos faraones a través de su gastronomía.

La cocina egipcia es una representación de la mezcla de culturas árabes, africanas y mediterráneas, llena de pescados, cordero, legumbres y excelentes panes.

Así se come en Egipto

Kushari

kushari

La categoría de este plato se eleva a comida nacional de Egipto para muchos. Muy servido en los restaurantes de ese país y en el Medio Oriente.

Consta de arroz, lentejas, garbanzos y macarrones cubiertos de ajo y vinagre. Todo se mezcla con una salsa de tomate muy especiada. Normalmente se ofrece como un platillo vegetariano, aunque existen versiones que se acompañan de carne.

Ful medammes

Ful madames

Considerado uno de los platillos insignes de la región. Goza de gran fama en Turquía y se prepara a base de habas, legumbre muy apreciada. Se cocina generalmente en un recipiente de cobre. Los habitantes locales hacen énfasis en la importancia del metal en esta receta, ya que si se hace con otro tipo de material no tendrá el mismo sabor.

Se sirve aliñado de abundante aceite de oliva y ajo, también se le añade perejil picado, cebollas y algo de jugo de limón. Como acompañante, un pan tradicional de nombre shami o rodajas de huevo duro. Es típico en la dieta diaria, porque sacia de manera considerable el hambre. Lo catalogan popularmente como “una piedra en el estómago”.

Molokheya

Molokheya

Es una de las sopas más preparadas. Tiene un extravagante color verde debido a que su ingrediente principal son las hojas de yute, las cuales se cocinan en cortes muy finos. Se saltea con ajo frito para agregarle un toque extra de sazón.

Por su sabor amargo, habitualmente se acompaña con arroz o diferentes estofados y guisos.

Mansaf

Mansaf

La primera opción para el almuerzo. Se hace con arroz y cordero, cocidos en un yogur seco de nombre jameed. Muy popular en Turquía y Jordania.

La carne se cuece en el propio yogur, mientras el arroz se elabora de manera acostumbrada, pero espolvoreado con cúrcuma. Se presenta sobre un pan denominado markook, que luego es cubierto con el arroz, y sobre este va la carne con la salsa de jameed. Se puede poner en una gran fuente, de la cual los comensales toman su porción, o en platos individuales.

Lokma

Lokma

De los dulces tradicionales es el más querido. Consta de bolas de pan frito que se remojan en miel o almíbar y se acostumbra espolvorearlas con canela y semillas de sésamo.

Un añadido, ¿cómo era la gastronomía en el antiguo Egipto?

A través de los jeroglíficos de las antiguas ruinas egipcias, se ha podido determinar qué disfrutaban los paladares de estas milenarias tierras.

Según estos grabados, el pan era pieza fundamental de la dieta, junto con las legumbres. Otras verduras, como ajo, cebolla, pepino, lechuga y puerro, eran importantes en la cocina de esta región.

En cuanto a las carnes, las más utilizadas eran las de cordero, cerdo y aves domésticas, casi siempre asadas. La carne de res era un completo lujo, digno de los grandes festejos de los faraones, esto debido a que se apreciaba más el trabajo del ganado que su uso como alimento. En cuanto al pescado, se consumía con motivos místicos el pez mujól, una especie que se encuentra en toda la longitud del Nilo. Sin embargo, comerlo era poco usual porque se creía que era la reencarnación del dios Seth.

Los egipcios también eran amantes de las bebidas alcohólicas. El vino era para las clases adineradas y muy apreciado. Por otro lado, la cerveza era el elixir del  pueblo, porque era barata y abundante. De ella disfrutaban desde los más humildes hasta los altos gobernantes.

El dulzor en la dieta egipcia era dado por las frutas, que debido a las condiciones climáticas y geológicas eran muy escasas y, por lo tanto, reservadas para una élite. La uva, la granada, la patilla, el melón y el dátil se usaban para la fabricación de la cerveza, y eran las preferidas. La miel también era un ingrediente anhelado por los amantes del dulce.

Sin duda, la gastronomía propia de la tierra de las pirámides lleva consigo una gran historia, llena de variantes e influencias que culminaron en una cocina que es uno de los más interesantes atractivos de ese país.

También le puede interesar:  5 clásicos de la comida callejera coreana

Comments

comments