Ensalada César
Foto: 123.rf

No hay ensalada más famosa en el mundo que ésta. La mayoría de los restaurantes en el ámbito internacional incluyen la César en su carta, pues siempre es una fuerte opción para acompañar otros platillos.

Además, suele ser escogida como plato principal por personas que buscan comer algo ligero. Pero, ¿alguien de verdad conoce la cantidad de elementos grasos que contiene esta preparación? Es probable que ni siquiera haya muchas personas que al menos sepan el origen de la ensalada César ni de dónde viene su nombre.

Aquí están las respuestas a tales interrogantes.

Un recóndito restaurante tijuanense

Es cierto que esta ensalada fue inventada por un italiano. Lo que no es verdad es que haya sido creada en el país europeo, ni que su nombre haya sido en homenaje al emperador Julio César.

El creador del platillo fue el cocinero y restaurador César Cardini. Este, en plena celebración del 4 de julio de 1924, veía cómo comenzaban a acabarse los ingredientes en su cocina, razón por la cual decidió mezclar varios alimentos al azar y crear algo rico y novedoso.

Fue en esa región mexicana, Tijuana, y en su restaurant Caesar’s Bar & Grill donde nació uno de los clásicos de la gastronomía internacional.

Las manos eran los cubiertos

Ensalada César
Foto: 123rf

Originalmente, la lechuga de esta preparación no se cortaba en tiras, más bien se agregaba la hoja entera. No solo eso, pues la forma en que se consumía la ensalada era tomando el tallo de la lechuga con la mano y llevándolo a la boca con los demás ingredientes.

La verdad es que no suena tan mal, pero es mejor que ahora se coma con cubiertos.

Las anchoas llegaron tarde

La receta original desarrollada por Cardini no llevaba las tradicionales anchoas, que hoy día son casi imprescindibles en su preparación. En ese entonces, era la salsa Worcestershire, mejor conocida como salsa inglesa, la que le daba al aderezo ese sabor ácido y peculiar.

En la actualidad, muchas recetas incluyen ambos ingredientes.

La César más grande del mundo

Además de estar presente en los menús de restaurantes gourmets, o incluso, en cadenas de comida rápida, también tiene su lugar especial en el libro de los Records Guiness.

El 20 de octubre de 2007, el restaurante Canirac en Tijuana creó una ensalada de más de tres toneladas. La misma necesitó de la participación de 160 cocineros.

Ni pollo, ni tocineta, ni cangrejo, ni cualquier intruso

ensalada césar
Ensalada César con pollo. Foto: 123.rf

Las recetas cambian y se modernizan, de eso no hay duda. Pero cuando se trata de ingredientes tradicionales, es bonito que se sigan respetando para probar la versión típica y saber apreciar su esencia original.

En principio, la ensalada César solo llevaba lechuga, crotones, ajo, limón, aceite, huevos, parmesano y salsa Worcestershire. Luego aparecieron las anchoas y fueron adoptadas como parte de la tradicional, pero a estas le siguieron el pollo, la tocineta y pare usted de contar.

Con intención de agregarle más proteínas a la preparación y hacerla más llamativa para el comensal, se añadieron nuevos ingredientes que hoy son fácilmente prescindibles.

No le tema al huevo crudo

La base del aderezo César es una mayonesa hecha obviamente a base de huevo y aceite. Si tiene miedo de contraer alguna enfermedad por el hecho de que el huevo esté crudo, despreocúpese, la acidez del limón se encargará de erradicar cualquier rastro de alguna bacteria.

4 de julio

En esta fecha no solo se celebra la Independencia de Estados Unidos, sino también el cumpleaños de la creación de la César. Por ello, tal día es perfecto para comerla y celebrar en familia.

 Lechugas romanas como arroz

Gracias al fuerte consumo de este tipo de lechuga para la elaboración de ensalada César, la producción de romanas aumentó considerablemente en todo el mundo. Ya en la mayoría de los países puede conseguirse esta variedad en cualquier supermercado.

También le puede interesar: Curiosidades del sushi. ¡A que usted cree que es japonés!

Comments

comments