wantones

Los dumplings y wantones son aperitivos muy consumidos en el ámbito mundial. Estas particulares bolas de masa rellenas, que pueden tener distintos tipos de cocción, están fuertemente relacionadas con la gastronomía china, razón por la cual los comensales aficionados a la cultura asiática las suelen ordenar por montones. Además, son platos muy emblemáticos y referenciados en los medios con mucho auge.

Pero algo entre estas dos preparaciones suena curioso. Parece extraño que un dumpling sea tan propio de la cocina oriental, teniendo un nombre tan inglés. Cosa que no pasa con el wantón o wontón. ¿Alguna vez había pensado de dónde viene en realidad este particular tentempié?

Dumpling, un término universal

dumplings
Dumplings al vapor – Foto: Archivo

Al traducir la palabra “dumpling” al español, el resultado es “bola de masa hervida”, de manera que no existe ningún término en castellano para referirse a ese plato. Es decir, muchas recetas que consisten en una masa cocida en agua, pueden considerarse un tipo de dumpling.

Pero, atención, estos no deben confundirse ni españolizarse con las domplinas, que son una especie de pan venezolano, originado probablemente del bollo inglés.

Según Alan Davidson, un historiador gastronómico nacido en el Reino Unido, el origen del nombre no es preciso, pero puede ser un derivado del alemán “dampf”, que significa “vapor”.

Se dice que apareció a principios del siglo XVII en el condado de Norfolk, aunque la técnica es mucho más antigua. Parece que esta comida nació por la necesidad de acabar con el hambre, mientras la gente debía lidiar con la escasez de carne.

dumplings
Dumplings cocidos – Foto: Archivo

Sin embargo, se presume que los dumplings, o al menos la esencia de estos, podría existir desde la antigua Roma, pues aparecen platos similares en textos de Marco Gavio Apicio, reconocido gastrónomo romano.

Una comida humilde

Nació como una comida humilde, pero poco a poco fue perfeccionándose y replicándose en todo el mundo. El dumpling podría hacerse a base de cualquier cereal local, como trigo, avena, maíz o arroz. También podría estar relleno de carnes, vegetales y frutas. Esta definición abarca cientos de platos, sin necesariamente referirse solo a Inglaterra o China.

Raviolis, tamales y bollos pelones, platillos con un concepto similar al dumpling . Fotos: Archivo – Comedera

Un ravioli o tortellini italiano podría ser fácilmente un dumpling. Lo mismo con los tamales en México o los bollos pelones en Venezuela. ¿No son estos platillos de masa hervida con relleno? Efectivamente, lo son, a pesar de sus distinciones. Por ello, hay que tener en cuenta que, sin duda, el dumpling es un término universal, a pesar de atribuirse principalmente a los fogones orientales.

Jiaozi

De hecho, existe un dumpling chino por excelencia que en verdad no se llama dumpling, pero que sí lo es (¿se entiende?). Se trata del jiaozi, un plato acerca de cuya procedencia hay varias teorías, pero que no se duda de su antigüedad.

La historia más común es la de Zhang Zhong Jing, un precursor de la medicina china que podría haber inventado este alimento durante la dinastía Han, específicamente a partir de los 25 años d.C.

dumplings
Jiaozi frito, dumplings chinos – Foto: Archivo

Para poder lidiar con el frío de sus pacientes, este médico rellenó pequeñas bolas de masa con guiso de cordero, medicinas y pimienta negra. Las hirvió y se las sirvió con el caldo, hasta la llegada del año nuevo chino. La anécdota se hizo popular y, en la actualidad, los jiaozi se suelen comer en dicha celebración, que varía de fecha año a año.

Con base en lo expuesto, los jiaozi son mucho más viejos que los propios dumplings, aunque sea el segundo nombre el más conocido y universalizado.

Los primeros se propagaron bajo la etiqueta de dumpling, pero con el sello de la comida china. Junto con ellos también viajaron los wantones, que tienen muchas similitudes pero con su propio encanto.

De los jiaozi también derivaron las famosas gyozas, muy similares, pero de la gastronomía japonesa.

Wantones

wonton dumplings
Sopa Wantón – Foto: Archivo

Lo curioso de todo esto es que los wantones ¡también son dumplings! La diferencia es que conservaron su verdadero nombre a través de su recorrido por el tiempo. Su origen se dio básicamente bajo la misma premisa que los jiaozi y las bolas de masa inglesas, comida sencilla y buena para alimentar. Incluso, estos tienen más sentido dentro de la historia de Zhong Jin, porque, comúnmente, se comen más en sopa que los propios dumplings.

Los wantones son más jóvenes, pues nacieron en la dinastía Tang (entre 618 y 907 d. C.) y llegaron a ser tan populares que eran consumidos hasta por los emperadores y las emperatrices.

Según el libro Chop Suey: A Cultural History of Chinese Food in the United States (Chop suey: una historia cultural sobre la comida china en Estados Unidos), el nombre tiene dos significados, tanto en mandarín como en cantonés. En el primero, significa caos, precisamente por lo resbaladizo y quebradizo de la masa. Por su parte, en Cantón las llaman nubes tragables, por su suavidad y forma imperfecta.

Al igual que con los jiaozi, en cada región se cocinan y rellenan de distintas formas.

Diferencias entre ambos manjares

En ningún lado se preparan exactamente igual y entre ellos existen bastantes diferencias que son importantes de destacar. La masa de los wantones es mucho más fina, hecha de harina, agua, huevo y sal. Esta se aplasta hasta quedar extremadamente fina y se corta para ser rellenada principalmente con carnes (sobre todo camarones y cerdo), vegetales y hierbas. Luego, se pueden cocinar en sopa, al vapor o fritos. Se acostumbra servirlos con sus caldos, además de fideos y otras verduras, o acompañados de alguna salsa.

wantones dumplings
Wantones fritos – Foto: Archivo

En cuanto a la forma, los wantones pueden ser una especie de bolsa con arrugas, bastante irregular, con solo una parte de masa. También pueden tener una silueta similar a los capeletis. En verdad, no tienen un modelo específico.

Comparación entre una forma de wantones y capeletis – Fotos: Archivo e Instituto Culinario de Boloña

Los jiaozi, al tener una masa un poco más gruesa, son mucho más firmes y soportan mejor las cocciones sin perder su forma. Su estética se parece a las de algunas conchas de mar, al tener una parte gruesa con una especie de rayas y al final un pequeño y fino cierre. Son mucho más redondos y también se pueden hacer al vapor, hervidos o fritos. No es usual verlos servidos en sopa.

Comparación entre dumplings jiaozi y conchas de mar – Fotos: Archivo

Las salsas, para ambos casos, suelen ser de soya, con toques picantes, algunos tonos dulces y, en ocasiones, con cebollín o sésamo. Lo demás es creatividad del cocinero.

Es increíble cuántos cuentos se pueden echar sobre apenas dos ricos aperitivos, ¿no?

También le puede interesar: La pasta tiene su historia y no incluye a Marco Polo

Comments

comments